L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Ahmadiyah (parte 2 de 3): Blasfemias

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: Algunos principios de los Ahmadiyah, su opinión sobre la finalidad del Mensaje de Dios, el Corán, el Profeta Muhammad y la Yihad.

  • Por Abdurrahman Murad (© 2013 IslamReligion.com)
  • Publicado 22 Apr 2013
  • Última modificación 23 Apr 2013
  • Impreso: 63
  • Visto: 6435 (promedio diario: 3)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

La finalidad del mensaje de Dios

Mirza Ghulam Ahmed afirmó ser un verdadero “musulmán” en algunos de sus escritos y discursos, pero al mismo tiempo, muchas de sus declaraciones blasfemas pueden hallarse “esparcidas” en sus libros. Dijo, degradando abiertamente al Islam: “Creemos que una religión que no tiene la continuidad de la Profecía (como el Islam) es una religión muerta. Llamamos muertas a las religiones de los judíos, los cristianos y los hindúes solo porque no hay profetas ahora en ellas. Si esta también fuera la posición en el Islam, ¡no seríamos más que narradores de cuentos! ¿Por qué seríamos superiores a otras religiones?” (Malfoozat-e-Mirza, Vol. 10, página 127)

También dijo: “¡Cuán absurdo y falso es creer que después del Sagrado Profeta (Muhammad) la puerta de la revelación divina ha sido cerrada para siempre y que no hay esperanza de ella en el futuro hasta el Día de la Resurrección! ¿Puede una religión que no tiene rastro directo de Dios Todopoderoso llamarse una religión? ¡Díganme, por Dios Todopoderoso, que soy el único harto de tales religiones! Yo digo que una religión así es ‘satánica’, no divina. Creo que tal religión lleva hacia el Infierno y lo mantiene a uno ciego durante su vida”. (Zamima Braheen-e-Qadianism, Part V, Roohani Khazain, Vol. 21, página 354)

A partir de estas citas queda claro que Mirza Ghulam Ahmed despreció la religión del Islam y la llamó una religión “muerta” debido a que la “cadena” de profecía había terminado. Y muy convenientemente, ¡él fue elegido para ser un profeta de Dios, para “completar” el Islam y mantenerlo vivo!

Como musulmanes, creemos que el mensaje del Islam fue completado antes de la muerte del Profeta Muhammad. Dios dice: Hoy les he perfeccionado su forma de adoración, he completado Mi gracia sobre ustedes y he dispuesto que el Islam sea su religión”. (Corán 5:3)

Creemos que ningún profeta vendrá después del Profeta Muhammad. Él es el Profeta final de Dios para la humanidad. Dios dice: “Muhammad no es el padre de ninguno de sus hombres, sino que es el Mensajero de Dios y el sello de los Profetas”. (Corán 33:40)

El Profeta predijo que cierta cantidad de fraudes aparecerían, cada uno proclamando ser un profeta. Dijo: “De hecho, habrá en mi nación treinta mentirosos, cada uno afirmando ser un profeta. Yo soy el último de los Profetas, ningún profeta vendrá después de mí”. (Tirmidi)

El profeta dijo: “La tribu de Israel fue guiada por Profetas. Cuando un Profeta moría, otro Profeta lo sucedía. Pero ningún Profeta vendrá después de mí, solo califas me sucederán”. (Sahih Al Bujari)

El Profeta predijo que cada cien años Dios enviaría a una persona que reviviría la religión del Islam. Dijo: “Dios enviará un reavivador cada cien años para vivificar la religión del Islam”. (Abu Dawud)

Estos reavivadores no tienen “conexiones divinas”, tienen los rasgos de un verdadero musulmán creyente. Trabajarán enérgicamente para regresar a la gente a los textos del Corán y a la vía profética.

Corán

Mirza Ghulam Ahmed dijo: “El Corán es el Libro de Dios y palabras de mi boca”. (Anuncio fechado el 15 de marzo de 1897, Roohani Khazain, vol. 22, p. 87)

Después de esta declaración blasfema, Mirza Ghulam Ahmed comenzó a interpretar el Corán como quiso y como sentía necesario. Cada vez que un versículo del Corán parecía oponerse a su declaración, simplemente reinterpretaba su significado para adaptarlo a sus caprichos. Antes de declararse profeta, Mirza Ghulam Ahmed se adhería estrictamente al entendimiento apropiado de las pruebas textuales, incluso veía el versículo del Corán que declara que el Profeta Muhammad fue el último de los Profetas exactamente como eso, evidencia clara de que el Profeta Muhammad fue el último Profeta para la humanidad. Después de proclamar su profecía, reconsideró este texto y lo reinterpretó diciendo que el Profeta Muhammad no había sido el último Profeta para la humanidad, sino que su profecía significaba un “sello de aprobación”, es decir, que él fue la belleza de los Profetas y Mensajeros y el mejor de ellos, ¡pero no el último!

Mirza declaró que algunos de los versículos del Corán le fueron revelados a él para realzar su grandeza. Afirmó que los siguientes versículos estaban entre los que le fueron revelados nuevamente a él.

a.      “Di: Si verdaderamente aman a Dios, ¡síganme!” (Corán 3:31)

b.      “No te he enviado sino como misericordia para todos los seres”. (Corán 21:107)

c.      “Él es Quien envió a Su Mensajero con la guía y la religión verdadera”. (Corán 9:33)

De este modo, sus seguidores se convirtieron en “compañeros”, su familia se convirtió en “Ahlul Bait” (es decir, miembros de la familia respetada) y su esposa se convirtió en “Madre de los Creyentes”.

Para protegerse a sí mismo, dijo: “Sí, en apoyo (de nuestras declaraciones) presentamos también aquellas tradiciones proféticas que están de acuerdo con el Corán y no contradicen mi ‘revelación divina’. En cuanto a las demás tradiciones proféticas, las dejamos de lado como papel usado”. (Roohani Khazain, vol. 19 p. 140)

Los musulmanes creen que el Corán son las palabras de Dios, que fueron reveladas al Profeta Muhammad a través del ángel Gabriel, que la misericordia y las bendiciones de Dios sean con él. Dios dice: “Yo he revelado el Corán y Yo soy su custodio”. (Corán 15:9)

Interpretar el Corán no es algo que se le deje a una sola persona; hay niveles de interpretación del Corán, de los cuales el mayor es interpretar el Corán con el propio Corán. El segundo nivel es interpretar el Corán con las narraciones proféticas auténticas. El tercer nivel es interpretar el Corán con las declaraciones de los compañeros. El cuarto nivel, que es el más débil, es interpretar el Corán a través del idioma (como una traducción de los significados del Corán). ¡Uno no puede interpretar ningún versículo según le parezca!

Profeta Muhammad

Los seguidores de Mirza afirman que él fue superior al Profeta Muhammad. Declaran: “El desarrollo mental del Mesías Prometido (es decir, el Mirza Qadianí) fue más elevado que el del Sagrado Profeta Muhammad. Y esto solo es parte de la superioridad que tuvo el Mesías Prometido sobre el Sagrado Profeta. Las facultades mentales del Sagrado Profeta no pudieron manifestarse completamente debido a la deficiencia de la civilización, aun cuando existía la habilidad. Ahora se manifiestan por completo a través del Mesías Prometido por virtud del avance de la civilización”. (Evaluación de Religiones, mayo de 1929, Qadiani Mazhab, p.266, 9a Ed. Lahore)

Mirza también degradó al Profeta Muhammad al declarar que parte de su revelación era falsa y que había malinterpretado partes de la revelación dada a él por Dios. (Roohani Khazain vol. 3 pp. 166-167)

Incluso ridiculizó a Dios y al Profeta diciendo: “¡Y Dios eligió un lugar tan despreciable para enterrar al Sagrado Profeta, en extremo hediondo, oscuro y estrecho!” (Roohani Khazain, vol. 17 p. 205)

Como musulmanes, amamos y respetamos al Profeta Muhammad. No le atribuimos cualidades divinas. Dios dice: “Diles [oh, Muhammad]: “Yo no soy más que un hombre a quien se le ha revelado que solo deben adorar a Dios, su única divinidad”. (Corán 18:110)

Las declaraciones de Mirza no necesitan respuesta, pero vale la pena mencionar cómo murió. Mirza murió de forma vergonzosa, en un baño público en Lahore atacado por el cólera[1].

Yihad

Uno de los fundamentos que se nos enseña en el Islam es la autodefensa. Cuando alguien nos daña, no ponemos simplemente “la otra mejilla”. Nos defendemos. Defenderte y protegerte de un invasor extranjero es algo que ningún ser humano puede refutar. Uno simplemente no puede cancelar la Yihad por alguna noción enfermiza de que se está recibiendo una “orden directa de Dios”.

Mirza Ghulam Ahmed fue en realidad el agente británico ideal. Dijo abiertamente: “Por el bien del gobierno británico, he publicado y distribuido 50.000 folletos en este país (es decir, la India) y en otros países islámicos, cuyo resultado ha sido que cientos de miles de personas han abandonado sus ideas ‘obscenas’ sobre la Yihad”. (Roohani Khazain, vol. 15 p.114)

También dijo: “Desde mi infancia hasta ahora que tengo 65 años de edad, he estado comprometido, con mi pluma y mi lengua, en una labor importante de volver los corazones de los musulmanes hacia el amor verdadero, la buena voluntad y la simpatía hacia el gobierno británico, y desterrar la idea de la Yihad de los corazones de los musulmanes estúpidos”. (Kitab-ul-Bariyah, Roohani Khazain, vol. 13 p. 350)

Mirza supuesta y convenientemente, “recibió” revelación divina de Dios, de que la Yihad era abrogada y que ya no era parte del Islam. Dijo: “Desde hoy, la Yihad humana que se hace por la espada queda abrogada por orden de Dios. De ahora en adelante, quien levante una espada sobre un Kafir (no musulmán) y se llame a sí mismo un Ghazi (combatiente por la causa de Dios), está desobedeciendo al Mensajero (es decir, Muhammad). Después de mi llegada, no hay Yihad con la espada. Hemos levantado la bandera de la paz y la simpatía”. (Colección de Anuncios Públicos, p. 295, vol. 3)



Footnotes:

[1] http://www.islamicparty.com/commonsense/18qadi.htm

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version