La religión del Islam  
 

 
 

Recomiende esta página
| More
 

¿Nacemos para ser libres? (parte 2 de 2): Lo que Dios quiere de nosotros

  
Descripción: La visión islámica del destino y cómo los musulmanes implementan de modo práctico este concepto en sus vidas.
Por Ruqaiyyah Waris Maqsud
Publicado 26 Jan 2009 - Última modificación 26 Jan 2009
Visto: 6623 (promedio diario: 3) - Clasificación: 5 De 5 - Clasificado por: 2
Impreso: 490 - Enviado por email: 3 - Comentado: 0

Categoría: Artículos > Actos de adoración y ritos > Ética Islámica

Cada uno de los profetas, incluyendo a Abraham, Moisés, Jesús y Muhammad, enseñaron que lo que las personas deciden hacer respecto a la creencia en Dios y la obediencia a Él tendrá influencia definitiva en el resultado final de sus asuntos.  Los seres humanos tienen una tremenda habilidad para amar y ser gentiles, o para odiar y ser destructivos.  Esto significa que a pesar de que todos ellos hayan nacido con almas iguales, no permanecen iguales.  El libre albedrío es el regalo de Dios más difícil de comprender y apreciar.  El objetivo del libre albedrío es dar sentido a la moral humana, sin él no existiría el buen o mal comportamiento y simplemente seríamos autómatas.

Si no pudiéramos hacer elecciones verdaderamente libres, entonces no seríamos juzgados ya que eso iría totalmente en contra de la justicia.  Cuando las personas no son libres para hacer elecciones, entonces no pueden ser consideradas responsables.  ‘A’ishah narró que el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, aclaró que aquellos cuya libertad o intelecto fueran limitados –por ejemplo, los niños y los ignorantes, o aquellos cuyo equilibrio mental estuviese perturbado– no deberían ser considerados moralmente responsables por sus acciones, ya sea ante un tribunal de justicia de la Shari’ah (o el tribunal del Reino Unido, para el caso) o en el Juicio por venir.

Entonces, ¿qué pasa con el concepto islámico de Al-Qader (la principal doctrina del control completo y absoluto de Dios respecto al cumplimiento de los eventos) o el Destino? ¿Cómo alguien equilibra la idea de que Dios conoce absolutamente todo con la idea del libre albedrío? ¿Si Dios conoce anticipadamente todo lo que va a ocurrir, entonces la vida de una persona está totalmente predestinada? Además, si Dios no interviene para evitar que  ocurran determinadas cosas, ¿podríamos decir que solo Él es responsable por ellas? Esto está conectado con el problema del “mal”.  ¿Quién es responsable por el mal, si Dios es en última instancia responsable por todo? ¿Puede un ladrón alegar inocencia diciendo que no es culpable porque seguramente estaba predestinado para robar?

Muchas personas piensan que los musulmanes son fatalistas y creen que –ya que “todo está escrito” y que Dios conoce todo anticipadamente– todo está predeterminado.  La mente humana no puede solucionar completamente este problema, pero el hecho de que Dios haya enviado mensajeros con revelaciones ciertamente indica que se espera que los seres humanos escuchen y luego tomen sus decisiones y así adapten sus vidas de acuerdo a ello (vea Corán 6:91; 23:73).  De hecho, Dios reveló: 

“En verdad, Dios no cambia la condición de la gente mientras estos no se cambien a sí mismos”.  (Corán 13:11)

Esto indudablemente parece indicar que los seres humanos tienen el poder de cambiar a través de su propio libre albedrío, y esas decisiones cambian su destino.  Debe ser verdad que Dios conoce todo y toda posibilidad, pero los seres humanos no.  Entonces, si un ser humano escoge una cosa en particular, habrá una consecuencia en particular que llevará a una conclusión en particular.  Si el ser humano escoge un curso diferente de acción, entonces la consecuencia y la conclusión serán distintas.  Si tú decides tomar un frasco completo de calmantes, seguramente morirás esta tarde; pero si decides tomar sólo dos comprimidos, eso puede curar tu migraña y quizá vivas hasta los cien años.  Dios conoce todos los posibles resultados pero Él te deja a ti la decisión.  Nosotros no podemos comprenderlo, pero Dios sí, Su inteligencia es infinitamente mayor y totalmente distinta a la nuestra.

La verdad se encuentra en el mundo de Al Gaib (asuntos que se encuentran más allá de la percepción humana).  Todo lo que los creyentes pueden hacer es pedir la guía para sus vidas.  Puede que no seamos capaces de ver el camino a la distancia, pero podemos rezar para que Dios nos muestre el siguiente paso, un paso a la vez.  Si fuera imposible para las personas escoger debido a que sus futuros y destinos ya se encuentran definidos, no solamente Dios sería injusto, sino que no tendría sentido intentar vivir una vida recta.  El fatalismo lleva a la desesperación, a la impotencia y al pesimismo, y dificulta a las personas esforzarse para mejorar su entorno y el de aquellos que lo rodean.

¿Qué quiere Dios para nosotros? Él quiere que alcancemos la felicidad y el éxito.  Él quiere que encontremos la verdadera libertad.  Si la verdadera libertad trae la felicidad, entonces parece que las cosas no son exactamente como algunas personas piensan.  Yo debería ser feliz por ser libre para poder tener una relación con una persona distinta cada semana, o para saciarme con una comida sabrosa pero poco saludable; o para gastar una fortuna en ropas, joyas o discos compactos de música pop; o fumar o quedarme fuera hasta tarde preocupando a mis padres; o no hacer mis tareas o trabajos de casa; o divertirme con mis enemigos; o ganar mucho dinero de manera deshonesta; o ser famoso y admirado por muchas personas.  Seguramente esas son las cosas que hacen felices a las personas, ¿cierto?

Cómo sería de simple si fuera solamente eso.  Es muy fácil para Satanás engañar a las personas, el camino que lleva a la destrucción es muy tentador y agradable.  Pero deténgase y piense.  Muchas de las personas más ricas y poderosas del mundo son las más solitarias.  Las personas que comen sin límite sufren todos los problemas y miserias del sobrepeso.  Aquellos que son perezosos y evitan aprender y esforzarse en su juventud, despiertan a la realidad de sus vidas fallidas cuando es demasiado tarde.  Los que fuman alegremente morirán jóvenes de cáncer o insuficiencia cardiaca, causando un gran dolor a quienes los aman.  Las personas que son promiscuas usualmente terminan sufriendo y con niños que descuidan, abandonan (sobre todo los padres jóvenes) o matan en un aborto (las madres jóvenes).

La verdadera felicidad es ocuparse de lo que Dios nos ha ofrecido y nos ha dado en confianza por este corto periodo de tiempo: nuestro cuerpo, nuestra familia, nuestros talentos, nuestra sensibilidad hacia los demás.  Eso no significa ser libres para saciar nuestras pasiones y deseos con cosas que sabemos muy bien que nos lastimarán y lastimarán a otros en su momento.  Y aquí está lo curioso del asunto: la persona que renuncia a ese tipo de libertad egoísta y decide ser siervo de Dios, siempre será verdaderamente libre.  Ellos sabrán que hicieron su mejor elección, sus conciencias estarán limpias, sentirán paz interior y estarán llenos de esperanza, y nunca serán esclavos de sí mismos ni de ninguna otra persona o cosa.

< Anterior ¿Nacemos para ser libres? (parte 1 de 2): La libertad, un regalo inestimable  
Partes de este artículo
¿Nacemos para ser libres? (parte 1 de 2): La libertad, un regalo inestimable
¿Nacemos para ser libres? (parte 2 de 2): Lo que Dios quiere de nosotros
Ver todas las partes juntas
Herramientas del artículo
PobreMejor  Clasifique este artículo Calificar
Volver arriba Volver arriba
Imprimir Imprimir Guardar este artículo Guardar Envie este artículo por email a un amigo E-mail PDF PDF
Agregar un comentario a este artículo Agregar un comentario Ver o esconder los comentarios de este artículo Ver comentarios (No hay Comentarios) Agregar este artículo a sus favoritos de esta página web Favoritos Agregar este artículo a los favoritos de Explorer Explorar Favoritos
| More
Otros artículos en la misma categoría
Categoría: Artículos > Actos de adoración y ritos > Ética Islámica
La malicia de la mentira
El Buen Trato con la Esposa
El pudor (parte 1 de 3): Un panorama
El pudor (Parte 2 de 3): Historias sobre el pudor
El pudor (parte 3 de 3): Historias sobre el pudor II
El Buen Trato con los Animales
La Justicia en el Islam
La Virtud de la Sinceridad (parte 1 de 2): Recompensa y estatus
La Virtud de la Sinceridad (parte 2 de 2): Mentira e hipocresía
Visitar a los enfermos (parte 1 de 2)
Visitar a los enfermos (parte 2 de 2)
¿Cómo es que los musulmanes tratan a los ancianos?
Altruismo
El Sistema Moral del Islam (parte 1 de 2): Estándares de la moralidad
El Sistema Moral del Islam (parte 2 de 2): Exhortaciones morales
El buen trato a los padres (parte 1 de 3): deber y devoción
El buen trato a los padres (parte 2 de 3): el valor de la maternidad: el Paraíso está a sus pies
El buen trato a los padres (parte 3 de 3): incluso después de la muerte
La generosidad
La honestidad
Humildad
Confiabilidad
El respeto (parte 1 de 3)
El respeto (parte 2 de 3)
Respeto (parte 3 de 3)
Consideración con los vecinos
Manejar el dolor en el Islam (parte 1 de 5)
Manejar el dolor en el Islam (parte 2 de 5)
Manejar el dolor en el Islam (parte 3 de 5)
Manejar el dolor en el Islam (parte 4 de 5)
Manejar el dolor en el Islam (parte 5 de 5)
Moralidad y ética en el Islam
Etiqueta al comer (parte 1 de 2): Antes y durante la comida
Etiqueta al comer (parte 2 de 2): Después de comer
   

Página principal Página principal

Contáctenos Contáctenos

EnglishEspañol
FrançaisDeutsch
РусскийPortuguês
中文日本語

  Ayuda en Vivo por Chat  
Live Help by Chat
En linea diariamente:
De  a 
(Acorde al horario de su ordenador)

  Ingresar  
Nombre de usuario
Contraseña
Recordar
Olvidó su contraseña?
No tiene cuenta? Registrar & Por qué??

  Más popular  

  Lista de artículos  

  Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.


  Su historial

Su historial está vacio

Desactivar recordar mi historial