L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Yusuf Estes, ex capellán cristiano de una prisión federal (parte 3 de 5)

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: Yusuf Estes, hoy en día divulgador activo del Islam, relata con humor la historia sobre su conversión al Islam. Parte 3: Predicando el cristianismo a un sacerdote.

  • Por Yusuf Estes
  • Publicado 26 Oct 2009
  • Última modificación 26 Oct 2009
  • Impreso: 309
  • Visto: 11329 (promedio diario: 3)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

Un descubrimiento asombroso: ¿Los musulmanes creen en la Biblia?

Un día de primavera de 1991 me enteré de que los musulmanes creen en la Biblia. Estaba asombrado. ¿Cómo podía ser esto? Y eso no es todo, creen en Jesús como:

*    Un verdadero mensajero de Dios;

*    Profeta de Dios;

*    Su Nacimiento milagroso, sin intervención humana;

*    Tal como predicaba la Biblia era Cristo, el Mesías;

*    Se encuentra con Dios y, más importante…

*    Volverá en los días finales para liderar a los creyentes contra el “Anticristo”.

Después de día tras día de “ganar almas para el Señor por Jesús”, atrapar a uno de estos “musulmanes” y “convertirlo” al cristianismo sería un grandísimo logro para mí.

Taza de té: Discutiendo creencias

Le pregunté si le gustaba el té y dijo que sí, así que nos fuimos a una pequeña tienda en el centro comercial a sentarnos y hablar de mi tema favorito: las creencias. Pasamos horas sentados en esa pequeña confitería charlando (yo hablé la mayor parte del tiempo), y me di cuenta de que se trataba de un hombre agradable, silencioso e incluso algo tímido. Escuchó atentamente cada una de mis palabras y no interrumpió siquiera una vez. Me gustó su forma de ser y pensé en el inmenso potencial que tenía para convertirse en un buen cristiano. Evidentemente, poco sabía yo acerca del curso de los acontecimientos venideros.

Aceptación de la propuesta de negocios

Antes que todo, acordé con mi padre en que debíamos hacer negocios con este hombre; de hecho, incentivé la idea de qué él debía acompañarme en los viajes de negocios a través del norte de Texas. Día tras día viajaríamos juntos y discutiríamos diversos asuntos relacionados a las distintas creencias que las personas tienen. Por supuesto, en el camino pondría algunos de mis programas de radio favoritos sobre adoración y oración para ayudar a hacer llegar el mensaje a este pobre individuo. Hablamos respecto al concepto de Dios, el significado de la vida, el propósito de la creación, los profetas, su misión y cómo Dios revela Su Voluntad a la humanidad. También, compartimos muchas ideas y experiencias personales.

Se mudó a casa

Un día, me enteré de que mi amigo Mohamed iba a mudarse de la casa que compartía con un amigo suyo y se instalaría en la mezquita por un tiempo. Le pregunté a mi padre si podíamos invitarlo a que se quedara con nosotros en nuestra casa de campo. Después de todo, se trataba de una casa grande y podíamos compartir parte del trabajo, algunas cuentas y él se encontraría justo allí en el momento de partir de viaje. Mi padre estuvo de acuerdo y Mohamed se mudó con nosotros.

Seguí ministrando y predicando

Por supuesto que aún encontraría tiempo para visitar a mis colegas pastores y evangelistas alrededor del Estado de Texas. Uno de ellos vivía en la frontera de Texas y México, otro vivía cerca de la frontera con Oklahoma. A un pastor le gustaba cargar una inmensa cruz de madera que era más grande que un automóvil. La llevaba sobre sus hombros, arrastrando la parte inferior en el suelo y tirando de las dos vigas que formaban la cruz, por las calles o autopistas. Las personas frenaban sus coches y se dirigían a él, le preguntan qué ocurría y así él les entregaba folletos y panfletos sobre el cristianismo.

El pastor sufre un ataque cardíaco

Un día, mi amigo que llevaba la cruz sufrió un ataque cardíaco y tuvo que ser internado en el Hospital de Veteranos, donde debió permanecer por un largo período de tiempo. Solía visitarlo en el hospital varias veces por semana y llevaba a Mohamed conmigo, con la esperanza de que juntos los tres pudiéramos compartir el tema de las creencias y religiones. Mi amigo no estaba muy impresionado y era evidente que no quería saber sobre el Islam. Entonces, un día el compañero de habitación de mi amigo llegó al cuarto en su silla de ruedas y me dirigí a él. Le pregunté su nombre y me respondió que eso no importaba; luego le pregunté de dónde era y dijo que provenía del planeta Júpiter. Pensé en lo que dijo y comencé a dudar sobre si me encontraba en el ala de pacientes cardíacos o el ala de salud mental.

El hombre en la silla de ruedas necesitaba al Señor

Sabía que el hombre estaba solo, deprimido y que necesitaba a alguien en su vida; de modo que comencé a predicarle acerca del Señor. Le leía del libro de Jonás del Antiguo Testamento; compartí con él la historia del profeta Jonás que había sido enviado por el Señor para encaminar a su pueblo en la dirección correcta. Jonás había abandonado a su pueblo y escapado en barco para dejar su ciudad y adentrarse en el mar. Surgió una tormenta, la embarcación casi naufragó y las personas a bordo lanzaron a Jonás por la borda. Una ballena se arrimó a la superficie, atrapó a Jonás, se lo tragó y regresó al fondo del mar donde permaneció durante 3 días y 3 noches. A pesar de esto, y gracias a la piedad de Dios que hizo que la ballena se elevara hasta la superficie y escupiera a Jonás, este regresó a su hogar sano y salvo en la ciudad de Nínive. El mensaje es que no podemos escaparnos de nuestros problemas ya que siempre sabremos lo que hemos hecho y, lo que es más importante, Dios siempre sabe qué hemos hecho.

Sacerdote católico

Luego de compartir esta historia con el hombre en la silla de ruedas, él me miró y se disculpó. Dijo que lamentaba su comportamiento descortés y que había experimentado problemas muy serios recientemente. Y entonces dijo que quería confesarme algo. Le dije que no era un sacerdote católico y que no llevaba a cabo confesiones. Me respondió que sabía eso, a decir verdad, dijo: “Soy un sacerdote católico”.

Estaba conmocionado. Había estado tratando de predicarle el cristianismo a un sacerdote. ¿Qué había ocurrido allí?

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version