Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

O artigo / vídeo que você requisitou não existe ainda.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

O artigo / vídeo que você requisitou não existe ainda.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

La Historia de Jesús y María en el Sagrado Corán (parte 3 de 3): Jesús II

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: Este artículo explora en los versículos del Sagrado Corán que hablan sobre la protección de Dios a Jesús, sus seguidores, su segunda venida a este mundo y lo que le sucederá en el Día de la Resurrección.

  • Por IslamReligion.com
  • Publicado 26 Jul 2010
  • Última modificación 26 Jul 2010
  • Impreso: 397
  • Visto: 21127 (promedio diario: 6)
  • Clasificación: 2.3 De 5
  • Clasificado por: 3
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

La pasión de Jesús

“Y cuando Jesús advirtió la incredulidad de su pueblo, dijo: ¿Quiénes me ayudarán en mi misión de transmitir el Mensaje de Dios? Dijeron sus seguidores: Nosotros te ayudaremos. Creemos en Dios. Atestigua [¡Oh, Jesús!] que a Él nos sometemos[1]. ¡Señor nuestro! Creemos en lo que has revelado y seguimos a Tu Mensajero. Cuéntanos, pues, entre los que dan testimonio de fe. Se confabularon [los incrédulos contra Jesús], pero Dios desbarató sus planes, porque Dios es el Quien mejor lo hace. Cuando Dios dijo: ¡Oh, Jesús! Te tomaré[2] y te ascenderé hacia Mí. Te libraré de los incrédulos y haré prevalecer a los que te han seguido por encima de los incrédulos hasta el Día de la Resurrección. Luego, volveréis a Mí y juzgaré entre vosotros sobre lo que discrepabais”. (Corán 3:52-55)

“Y dijeron: “Hemos matado al Mesías, Jesús hijo de María, el Mensajero de Dios”. Pero no le mataron ni le crucificaron, sino que se les hizo confundir con otro a quien mataron en su lugar[3]. Quienes discrepan sobre él tienen dudas al respecto. No tienen conocimiento certero sino que siguen suposiciones, y en verdad no lo mataron. Dios lo ascendió al cielo [en cuerpo y alma][4]. Dios es el Poderoso, el Sabio”. (Corán 4:157-158)

Los seguidores de Jesús

“Y a quienes te discutan acerca de esta verdad [de que Jesús es un siervo de Dios y no una divinidad] después de haberte llegado el conocimiento, diles: ¡Venid! Convoquemos a nuestros hijos y a los vuestros, a nuestras mujeres y a las vuestras, y presentémonos todos nosotros. Luego roguemos seriamente que la maldición de Dios caiga sobre los mentirosos. Ésta es la auténtica verdad. No hay otra divinidad excepto Dios. Dios es el Poderoso, el Sabio. Y si la niegan, sabed que Dios conoce bien a los desviados. Di: ¡Oh, Gente del Libro! Convengamos[5] en una creencia común a nosotros y a vosotros: No adoraremos sino a Dios, no Le asociaremos nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como divinidad fuera de Dios[6]. Y si no aceptan, decid: Sed testigos de nuestro sometimiento a Dios”. (Corán 3:61-64)

“Son incrédulos quienes dicen: Dios es el Mesías hijo de María. Di: ¿Quién podría impedir que Dios, si así lo quisiese, hiciera desaparecer al Mesías hijo de María, a su madre y a cuanto hay en la Tierra de una sola vez? De Dios es el reino de los cielos y la Tierra, y de todo lo que existe entre ellos. Dios crea lo que Le place, y Él tiene poder sobre todas las cosas. Los judíos y los cristianos dicen: Somos los hijos de Dios y Sus amados. Di: ¿Por qué, entonces, os castiga por vuestros pecados? No sois sino como el resto de la humanidad que Él ha creado. Perdona a quien Él quiere y castiga a quien Él quiere. De Dios es el reino de los cielos y la Tierra, y todo lo que existe entre ellos, y ante Él compareceremos”. (Corán 5:17-18)

“Son incrédulos quienes dicen: Dios es el Mesías hijo de María. El mismo Mesías dijo: ¡Oh, Hijos de Israel! Adorad a Dios, pues Él es mi Señor y el vuestro. A quien atribuya copartícipes [en la adoración] a Dios, Él le vedará el Paraíso y su morada será el Infierno. Los injustos jamás tendrán auxiliadores. Son incrédulos quienes dicen: Dios es parte de una trinidad[7]. No hay más que una sola divinidad. Si no desisten de lo que dicen, un castigo doloroso azotará a quienes [por decir eso] hayan caído en la incredulidad. ¿Acaso no van a arrepentirse y pedirle perdón a Dios? Dios es Absolvedor, Misericordioso”. (Corán 5:72-74)

“Algunos judíos dicen: ‘Uzeir es el hijo de Dios[8], y los cristianos dicen: el Mesías es el hijo de Dios. Éstas son sólo palabras [sin fundamento] que salen de sus bocas, asemejándose por ello a los incrédulos que les precedieron. ¡Que Dios los maldiga! ¡Cómo se desvían! Tomaron a sus rabinos y a sus monjes por legisladores en lugar de Dios [y llegaron a idolatrarlos], y al Mesías hijo de María [los cristianos lo adoraron también]. Y sólo se les había ordenado [en la Tora y el Evangelio] adorar a Dios, la única divinidad. No existe nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo Él. ¡Glorificado sea! ¡Cómo pueden atribuirle copartícipes [en la adoración]!”[9] (Corán 9:30-31)

“¡Oh, creyentes! Por cierto que muchos de los rabinos y monjes se apropian de los bienes ajenos sin derecho, y desvían  a los hombres del sendero de Dios. A aquellos que atesoren el oro y la plata y no contribuyan por la causa de Dios [pagando el Zakat correspondiente por sus bienes] anúnciales un castigo doloroso”. (Corán 9:34)

Su segunda venida

“Entre la Gente del Libro no habrá nadie que no crea en Jesús antes de su muerte [cuando descienda otra vez a la Tierra] [10]. El Día de la Resurrección atestiguará contra ellos”.[11] (Corán 4:159)

“Por cierto que [el descenso a la Tierra de] él [Jesús] es una prueba de la [proximidad de la] Hora [del Juicio]; no dudéis[12], pues, de ella y seguidme; éste es el sendero recto”. (Corán 43:61)

Jesús en el Día de la Resurrección

“Cuando Dios dijo: ¡Oh, Jesús hijo de María! Recuerda la gracia que os concedí a ti y a tu madre, cuando te di fuerzas mediante el Espíritu Santo [el ángel Gabriel] y hablaste a la gente estando en la cuna y de adulto, y te enseñé la escritura, la sabiduría, la Tora y el Evangelio. Y cuando modelaste con arcilla un pájaro con Mi anuencia, y luego soplaste en él y se convirtió en un pájaro real con Mi anuencia, y curaste al ciego de nacimiento y al leproso con Mi anuencia, y resucitaste a los muertos con Mi anuencia. Y te protegí de los Hijos de Israel cuando te presentaste ante ellos con las evidencias y los incrédulos de entre ellos dijeron: Esto no es más que una magia evidente”. (Corán 5:110)

“Y cuando dijo Dios: ¡Oh, Jesús hijo de María! ¿Eres tú quien ha dicho a los hombres: Tomadnos a mí y a mi madre como divinidades en vez de Dios?[13] Dijo: ¡Glorificado seas! No me corresponde decir algo sobre lo que no tengo derecho. Si lo hubiera dicho Tú lo sabrías. Tú conoces lo que encierra mi alma, mientras que yo ignoro lo que encierra la Tuya. Tú eres Quien conoce lo oculto[14]. No les he dicho sino lo que Tú me has ordenado: Adorad a Dios, mi Señor y el vuestro. Mientras permanecí con ellos velé por ellos, pero después de que me llevaste Contigo fuiste Tú Quien les vigiló. Tú eres testigo de todas las cosas. Si les castigas tienes derecho, pues ellos son Tus siervos; y si les perdonas, Tú eres Poderoso, Sabio[15]. Dios dirá [el Día del Juicio]: Éste es el día en que los sinceros son beneficiados por su sinceridad. Ellos tendrán jardines por donde corren los ríos y en los que estarán eternamente. Dios se complacerá con ellos y ellos con Él. Éste es el gran triunfo. A Dios pertenece el reino de los cielos y la Tierra, y todo lo que existe entre ellos; y Él tiene poder sobre todas las cosas”. (Corán 5:116-120)



Footnotes:

[1] El nombre dado a los discípulos en el Corán es al-Hawariun, que significa “los purificados”, como el color blanco. También es registrado que ellos solían vestir de color blanco.

[2] Jesús fue elevado durmiendo, la palabra que es usada aquí es wafah, que puede significar muerto o dormido. En árabe, dormir es considerado una muerte menor. Ver versículos 6:60 y 39:42, donde la palabra wafah se usa para significar el sueño y no la muerte. Ya que en el versículo 4:157 se niega la muerte o crucifixión de Jesús, y siendo que todo ser humano muere una vez y Jesús debe volver a la tierra, la única interpretación posible en este versículo es que se refiere a dormir.

[3] El parecido de Jesús fue puesto en otra persona, y fue esa persona, no Jesús, quien fue crucificado. De acuerdo con distintas exegesis del Corán, el que fue crucificado fue uno de sus discípulos, que aceptó tomar el parecido de Jesús, aceptando el martirio para sí mismo a cambio del Paraíso.

[4] Jesús fue elevado en cuerpo y alma, y no murió. Todavía vive allí, y retornará a la tierra al final de los tiempos. Después de cumplir su misión en la tierra, finalmente morirá. 

[5] Esto es lo que todos los profetas pregonaron y sobre lo que concordaban. Esta afirmación no es exclusividad de un grupo, sino que es un tema común de todos los que quieren adorar a Dios.

[6] Cuando una persona obedece a otra en abierta desobediencia a Dios, lo ha tomado como una especie de divinidad en lugar de Dios.

[7] En referencia a la trinidad.

[8] Aunque no todos los judíos tenían esta creencia, tampoco la condenaban (ver versículos 5:78-79). Cuando un pecado es permitido, persiste y se disemina sin oposición, toda la comunidad es culpable de ello.

[9] Los eruditos en religión son los que tienen el conocimiento, y los monjes son los que se dedican a la devoción y los ritos. Ambos son considerados líderes religiosos y ejemplos, y a través de su influencia pueden llevar a la gente por el mal camino.

[10] El pronombre en “su muerte” puede hacer referencia a Jesús o a un individuo de la gente del libro. Si hiciera referencia a Jesús, significa que la gente del libro creerá en Jesús en su segunda venida y antes de su muerte. Jesús confirmará que es un Profeta de Dios, y no Dios mismo o el hijo de Dios, y le ordenará a la gente que se someta a Dios solamente practicando el Islam. Pero si el pronombre hiciera referencia a un individuo de la gente del libro, entonces el versículo significaría que cada uno de ellos verá antes de morir lo que lo convenza de que Jesús es un verdadero Profeta de Dios, y no Dios en sí mismo. Pero la creencia en ese momento no lo beneficiará, ya que no será un acto de libre voluntad, sino que será una conclusión cuando vea a los ángeles del castigo.

[11] Ver versículos 5:116-118.

[12] La Segunda venida de Jesús será un signo de que el comienzo del Día del Juicio Final está próximo.

[13] La adoración de algo junto con Dios, es equivalente a tomarlo en lugar de Dios. Ambas frases significan que un acto de adoración es dirigido a otro que no es Dios, siendo que Dios es el único que merece todo acto de adoración.

[14] Dios, tal como dijo Jesús, sabe que Jesús no llamó a las personas a que lo adoren a él y a su madre. El objetivo de esta pregunta es llamar la atención a quienes adoran a Jesús de que si fueran verdaderos seguidores suyos, dejarían de adorarlo, porque Jesús nunca invitó a hacerlo. Pero si persisten, sepan que Jesús se desentenderá de ellos el Día del Juicio, ya que no lo siguieron a él, sino que siguieron sus propias pasiones.

[15] En otras palabras: Tú sabes quién merece ser castigado, y lo castigarás. Así como Tú sabes quién merece ser perdonado, y lo perdonarás. Tú eres el Poderoso, Quien tiene el poder para castigar; y Tú eres el Sabio, y sabes quién merece perdón y misericordia.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version