您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Um Abdulaziz, excristiana, Estados Unidos (parte 1 de 4): Islam y cristianismo

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: Cómo descubrió ella las diferencias más importantes entre el Islam y el cristianismo respecto a la “naturaleza” de Dios y la divinidad de Jesús.

  • Por Um Abdulaziz
  • Publicado 19 Nov 2012
  • Última modificación 19 Nov 2012
  • Impreso: 96
  • Visto: 5582 (promedio diario: 2)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

No me hice musulmana de la noche a la mañana. De hecho, al principio, aprender sobre el Islam fue algo muy inesperado para mí. Simplemente conocí a algunos musulmanes y les hice preguntas buscando entender algo de sus creencias. Me sorprendió descubrir muchas similitudes entre las enseñanzas del Islam y las del cristianismo. Llegué a entender que no podía juzgar al Islam solo por los actos de algunos “musulmanes” que había visto y de los que había escuchado. Para aprender algo de las verdaderas enseñanzas del Islam tendría que superar mis prejuicios y comenzar a mirar esta religión con la mente abierta. Infortunadamente, encontré un elevado nivel de incomprensión entre las comunidades cristiana y musulmana, en parte debido a la cobertura parcializada de ambos lados de parte de los medios de comunicación, y a los individuos musulmanes y cristianos que no viven según los estándares de buena conducta enseñados en estas dos grandes religiones. Así como las enseñanzas del cristianismo no siempre se hacen evidentes al observar los actos de los “típicos cristianos estadounidenses”, me di cuenta de que para entender el Islam debía mirar más allá de los actos de algunos individuos musulmanes para llegar a la verdad. En esto me apoyó la nueva amistad con una musulmana sincera y amigable. Ya que siempre había disfrutado la lectura, comencé buscando algunos buenos libros sobre Islam.

Lo que me más me sorprendió al comienzo, fue que los musulmanes tienen cierto conocimiento de las enseñanzas del cristianismo, debido a que los musulmanes también aman a Jesucristo y creen el él, la paz sea con él. Aprendí que la palabra “Islam” significa literalmente “paz a través de la sumisión a Dios, creyendo en Su Unidad y Unicidad, y obedeciéndolo”. Así, el Islam afirma ser la misma religión predicada por todos los Profetas anteriores, en quienes también creen los musulmanes. Estos Profetas incluyen a Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David, Juan el Bautista, y Jesús, la paz sea con todos ellos, entre otros. El Corán dice:

“Y por cierto que a todos los Mensajeros que envié antes de ti [¡oh, Muhammad!] les revelé que no existe más divinidad que Yo, [y les ordené:] ¡Adoradme sólo a Mí!” (Corán 21:25)

El Islam apoya el matrimonio como un medio para la castidad sexual y para la comodidad y la felicidad en la vida. El matrimonio se considera un contrato entre un hombre y una mujer en el que ambas partes tienen derechos y responsabilidades. Al casarse, una musulmana no pierde su apellido ni el control sobre sus propiedades. De hecho, descubrí que el Islam no oprime a la mujer, como había creído anteriormente. Aprendí que durante siglos las musulmanas han tenido derechos que la mayoría de las mujeres occidentales solo han obtenido en años recientes.

También aprendí que los seguidores del Islam adoran a Dios de maneras sorprendentemente similares a la adoración descrita en la Biblia. Los musulmanes rezan a diario recitando estas palabras del Sagrado Corán:

“En el nombre de Allah, Clemente, Misericordioso, alabado sea Allah, Señor del Universo, Clemente, Misericordioso, soberano absoluto del Día del Juicio, solo a Ti adoramos y solo de Ti imploramos ayuda. Guíanos por el sendero recto. El sendero de quienes agraciaste, no el de los execrados ni el de los extraviados”. (Corán 1:1-7)

Los cristianos son mencionados en el Sagrado Corán como la Gente de la Escritura o “Gente del Libro” y se les habla directamente:

“Di: ¡Oh, Gente del Libro! Convengamos en una creencia común a nosotros y vosotros: No adoraremos sino a Allah, no Le asociaremos nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como divinidad fuera de Allah”. (Corán 3:64)

A los cristianos y judíos también se les dice que sus propias escrituras los guiarán hacia la veracidad del Corán y de la profecía de Muhammad (2:146, 5:41-47, 7:157). Obviamente, yo tenía que asumir este “reto” y ver si mi Biblia realmente podía dar fe del origen divino del Islam.

La evidencia de la unidad y unicidad de Dios como enseña el Islam se encuentra a través de toda la Biblia. En Deuteronomio 32:39 dice: “No hay otro Dios fuera de mí”; y en Isaías 43:10: “Antes de mí no hubo ningún otro dios, ni habrá ninguno después de mí”. En Éxodo 8:10: “No hay dios como el Señor, nuestro Dios”; y en Jeremías 10:6-7: “No hay nadie como tú, Señor”.

Otros versículos que declaran lo mismo pueden hallarse en Deuteronomio 4:35, 4:39, 6:4; Isaías 45:5, 45:21-22, 46:9; 2 Samuel 7:22; 1 Reyes 8:60; 1 Crónicas 17:20; Salmos 86:8, 89:6, 113:5; Oseas 13:4; y Zacarías 14:9. Cuando le preguntaron: “De todos los mandamientos, ¿cuál es el más importante?” Jesús respondió: “Oye, Israel. El Señor nuestro Dios, el Señor es uno” (Marcos 12:28-29). Incluso después del ministerio de Jesús, sus apóstoles entendieron esta unicidad de Dios. Evidencia de ello se encuentra en las epístolas: “No hay más que un solo Dios” (Romanos 3:30); “Hay un solo Dios” (1 Corintios 8:4); “Un solo Dios” (Efesios 4:6, 1 Corintios 8:6, 1 Timoteo 2:5); y Pablo le escribe a Santiago (2:19): “¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico!”

Es respecto a la naturaleza de Jesús, la paz sea con él, que el Islam y el cristianismo difieren realmente. Yo podía estar de acuerdo con los musulmanes básicamente en cualquier otro tema, pues encontré que el Islam es igualmente sencillo y racional. Que Jesús era el Hijo divino de Dios y parte de la Trinidad es parte esencial de la creencia de la mayoría de los cristianos. Que Jesús no es divino sino un honorable Profeta de Dios es la creencia esencial de todo musulmán. Supe que tenía que probarme a mí misma (para seguir siendo cristiana) que la Biblia ratifica sin lugar a dudas la trinidad (es decir, que Dios es Uno pero conformado por tres partes iguales y distintas), siendo Jesús una parte de la Trinidad, el Hijo. Sin embargo, cuando busqué con seriedad, no pude hallar base real para la Trinidad en la Biblia. No encontré pruebas de que Jesús o alguno de los Profetas que vinieron antes que él, la paz sea con todos ellos, hubiera enseñado la Trinidad. Al contrario, todos ellos predicaron el monoteísmo. ¿Cómo podía ser que todos los Profetas fueran ignorantes respecto a la mismísima naturaleza básica de Dios y estuvieran desviados de la religión verdadera? ¡No podía ser! Una investigación más profunda me mostró que la palabra “trinidad” no aparece en toda la Biblia. El versículo que por años parecía justificarla de alguna forma ha sido retirado de la Nueva Versión Internacional y de otras versiones de la Biblia debido a que no se encuentra en los textos más antiguos del Nuevo Testamento (es decir, fue agregado a la Biblia mucho después). Este es el versículo hallado en 1 Juan 5:7 en la Reina-Valera 1960: “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”.

Según fuentes cristianas, “existen varios conceptos trinitarios. Pero generalmente, la Trinidad que se enseña es que en la Divinidad hay tres personas; Padre, Hijo y Espíritu Santo; pero juntos no son más que un solo Dios. La doctrina dice que todas las tres Personas son coeternas juntamente y coiguales, increadas y omnipotentes, habiendo existido eternamente en la Divinidad” (Atalaya). Esta es la doctrina fundamental de muchas iglesias. Debido a esto, no existe una forma lógica o racional para explicar la enseñanza trinitaria de que tres pueden estar separados y aun así ser uno solo (1 + 1 + 1 = 1). Muchas iglesias dicen que esta doctrina es un “misterio”, que no puede ser probada, y que debe ser aceptada por pura fe. Pero comencé a preguntarme por qué debía aceptar semejante doctrina simplemente por mera fe, cuando la misma no está enseñada explícitamente en la Biblia. Si no era una enseñanza bíblica, entonces, ¿qué clase de enseñanza era? Me parecía que el concepto de la trinidad se había desarrollado en un intento de explicar la supuesta divinidad de Jesús. De modo que decidí buscar más allá de la Biblia las pruebas de la divinidad de Jesús.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version