O artigo / vídeo que você requisitou não existe ainda.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

あなたが要求した記事/ビデオはまだ存在していません。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

O artigo / vídeo que você requisitou não existe ainda.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Homosexualidad

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: El entendimiento islámico de la homosexualidad.

  • Por Aisha Stacey (© 2016 IslamReligion.com)
  • Publicado 15 Feb 2016
  • Última modificación 15 Feb 2016
  • Impreso: 13
  • Visto: 5214 (promedio diario: 4)
  • Clasificación: 3.7 De 5
  • Clasificado por: 3
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

La homosexualidad es uno de los temas candentes del siglo XXI. El matrimonio gay se está debatiendo en todo el mundo. Lo extraño es que muchas personas ni siquiera entienden qué significa la palabra homosexual, ni entienden lo que el Islam dice sobre el tema.

La homosexualidad es la manifestación del deseo sexual hacia un miembro del propio sexo, o la actividad erótica con un miembro del mismo sexo (la palabra griega homos significa "lo mismo"). Una lesbiana es una mujer homosexual. Más recientemente, el término gay ha entrado en el uso popular para referirse a homosexuales de ambos sexos.

El diccionario de la Real Academia Española define la homosexualidad como "inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo". La homosexualidad femenina a menudo es descrita como lesbianismo, y la palabra gay a menudo se utiliza como alternativa tanto para "homosexual" como para "lesbiana", aunque (en ocasiones) puede referirse específicamente a la homosexualidad masculina.

El papel de los factores biológicos en el desarrollo de la orientación sexual humana es un tema ampliamente debatido. Existe una amplia gama de opiniones acerca del efecto que los genes, las hormonas prenatales y la estructura del cerebro pueden tener sobre el desarrollo de una persona heterosexual, homosexual, bisexual o asexual. No parece estar claro el asunto, ni siquiera para quienes afirman que la homosexualidad es un rasgo innato. En una conferencia de PrideWorks[1] para las minorías lesbiana, gay, bisexual y transgénero, se afirmó que "la sexualidad es fluida" y que "puede cambiar con el tiempo", sin embargo, los activistas homosexuales continúan sosteniendo que ellos "nacieron gays".

La última investigación realizada por el Instituto Nacional de Matemática y Síntesis Biológica (NIMBioS por sus siglas en inglés, National Institute for Mathematical and Biological Synthesis), sugiere que la homosexualidad no está escrita en nuestra secuencia de ADN, lo que explica por qué los científicos han fracasado en hallar "genes gay", a pesar de intensas investigaciones. En lugar de ello, dicen, está en ciertas modificaciones de cómo y cuándo es activado el ADN. Estos cambios pueden tener raíces ambientales, así que no son normalmente permanentes y no se transmiten de padres a hijos. Sin embargo, hay una posdata, pues al parecer, ocasionalmente puede darse el paso de padres a hijos. Esta es una rama de la ciencia llamada epigenética[2].

A lo largo de la historia, las culturas y sociedades han tratado la homosexualidad de diferentes maneras. El comportamiento homosexual ha sido fomentado, aprobado, tolerado, castigado y prohibido. Las tres religiones denominadas Abrahámicas, el judaísmo, el cristianismo y el Islam, generalmente han visto la homosexualidad como un pecado.

Las actitudes hacia la homosexualidad generalmente están en proceso de cambio, debido, en parte, al aumento del activismo político; sin embargo, hasta comienzos de la década de 1970, muchas organizaciones médicas, incluyendo la Asociación Psiquiátrica Estadounidense, clasificaron la homosexualidad como una enfermedad mental. En las últimas décadas, muchas denominaciones cristianas han cambiado sus opiniones de manera significativa, y ahora vemos ministros homosexuales y una aceptación de los matrimonios entre miembros del mismo sexo. Sin embargo, este no es el caso de la Iglesia Católica. A finales de 2012, el Vaticano se manifestó en contra de cualquier sugerencia respecto a que el matrimonio tradicional había sido derrotado, seguido por victorias significativas de los activistas por el matrimonio gay en los Estados Unidos y Europa. En su mensaje Día de Paz, el Papa dijo: "[Existe] una necesidad de reconocer y promover la estructura natural del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, de cara a los intentos de hacerlo equivalente a tipos radicalmente distintos de unión. Tales intentos en realidad lesionan y ayudan a desestabilizar el matrimonio, oscureciendo su naturaleza específica y su papel indispensable en la sociedad". Poco antes, el Pontífice había declarado que el matrimonio entre el mismo sexo amenaza la dignidad humana y el futuro de la humanidad.

El judaísmo también está luchando con las actitudes modernas hacia la homosexualidad. La historia conocida de la homosexualidad en el judaísmo comienza en Levítico, donde las relaciones sexuales entre hombres homosexuales son consideradas un delito capital. "No te echarás con varón como con mujer; es abominación" (Levítico 18:22). De este modo, las creencias ortodoxas fundamentales con respecto a la divinidad de la Torá y la autoridad de la Halajá (la ley judía) declaran la homosexualidad (el acto sexual) como un acto prohibido.

A fines de 2012, la mayor organización rabínica de los Estados Unidos, el Consejo Rabínico de América (RCA por sus siglas en inglés, Rabbinical Council of America) anunció formalmente su apoyo a la organización "Judíos que ofrecen nuevas alternativas a la homosexualidad" (JONAH, por sus siglas en inglés Jews Offering New Alternatives to Homosexuality). El enfoque del judaísmo hacia la homosexualidad ha sido, durante mucho tiempo, uno de rehabilitación, al igual que el de la Iglesia Mormona. En los Estados Unidos, se anima a los judíos que luchan en contra de las inclinaciones homosexuales a buscar terapia para ayudarlos a superar los deseos contra natura. En este punto, es interesante anotar que tanto JONAH como varias organizaciones gay se refieren a la homosexualidad como fluida, un estado que puede fluctuar. Muchos exhomosexuales están de acuerdo en que la homosexualidad es una opción.

Greg Quinlan, presidente de "Padres y amigos de exgays y gays" (PFOX por sus siglas en inglés, Parents and Friends of Ex-Gays & Gays), dice: "Yo, como exhomosexual, junto con decenas de miles de otros que hemos abandonado la homosexualidad, soy prueba de que esta no es inmutable; tú puedes cambiar", y "no es algo innato, tú no naciste así". También existen grupos islámicos de exgays dirigido a tratar de orientar a los homosexuales hacia la heterosexualidad, incluyendo la Straightway Foundation, una organización británica de exgays que trabaja con musulmanes homosexuales, buscando eliminar su atracción por el mismo sexo.

En el Corán, Dios condena explícitamente la homosexualidad.

"Su hermano Lot les dijo: ‘Tengan temor de Dios, yo soy para ustedes un Mensajero leal. Tengan temor de Dios y síganme. No les pido remuneración a cambio [de transmitirles el Mensaje]. Mi recompensa me la dará el Señor del Universo. Se orientan [por elección] a los hombres [para satisfacer sus deseos sexuales] entre toda la gente del mundo, a la vez que se apartan de lo que su Señor creó para ustedes, su esposa [una pareja mujer]. Ustedes son un pueblo transgresor’". (Corán 26: 161-166)

Existe consenso entre los eruditos islámicos de que los seres humanos son heterosexuales por naturaleza. La homosexualidad es vista como una desviación pervertida de la norma, y todas las escuelas de pensamiento y de jurisprudencia consideran los actos homosexuales como ilícitos. El Islam considera que nuestra actitud relajada en esta época es un producto de los tiempos en que vivimos, donde la moral ha sido completamente diluida.

La homosexualidad es considerada el pecado del pueblo del Profeta Lot[3], y su palabra árabe es lutiya. Liwat es la palabra para sodomía bajo cuyo título se encuentra el tema de la homosexualidad en los libros de jurisprudencia islámica. Bajo la ley islámica, tanto el sodomizador como el sodomizado (del mismo sexo) merecen aplicación de un castigo, aunque este solo es aplicado bajo condiciones estrictas y normas de evidencia, y solo en lugares donde se vive bajo la ley islámica. No hay pena fija establecida para el lesbianismo, ya que la relación sexual como tal no se produce; sin embargo, es sin duda algo pecaminoso y está prohibido.

En palabras que recuerdan el discurso dado en diciembre de 2012 por el Pontífice católico, el Corán nos dice que el matrimonio, una unión entre los dos sexos, es una combinación de amor, ternura y cuidado, de manera que ambos encuentran en el otro plenitud, tranquilidad y apoyo (Corán 30:21). Según el Corán, es a través de esta conexión conyugal que hombre y mujer hallan consuelo, paz mental, satisfacción y realización personal. Estas relaciones se extienden más allá del contacto sexual físico hacia relaciones psicológicas y espirituales.

El Islam dice inequívocamente que incluso si uno alberga el deseo por el contacto homosexual, la nobleza del espíritu humano es capaz de superar esas urgencias a través de la dedicación a la complacencia de Dios y sometiéndose voluntariamente a Sus mandamientos que, sin duda alguna, están diseñados para nuestro beneficio.



Pie de página:

[1] Una conferencia estadounidense para jóvenes lesbianas, homosexuales, bisexuales o transgénero y sus aliados.

[2] Para información más detallada, véase healthland.time.com/2012/12/13/new-insight-into-the-epigenetic-roots-of-homosexuality/

[3] www.islamreligion.com/articles/1872/viewall/

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version