Der Artikel / Video anzubieten existiert noch nicht.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

あなたが要求した記事/ビデオはまだ存在していません。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Der Artikel / Video anzubieten existiert noch nicht.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Omar Ibn Abdul Aziz (parte 1 de 2): Los principios islámicos transforman un imperio

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: Breve presentación del hombre conocido como el quinto califa bien guiado.

  • Por Aisha Stacey (© 2016 IslamReligion.com)
  • Publicado 11 Apr 2016
  • Última modificación 17 Apr 2016
  • Impreso: 15
  • Visto: 4007 (promedio diario: 3)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

OmarbinAbdulazizPart1.jpgDespués de la muerte del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), la nación islámica en rápida expansión fue liderada por una serie de hombres conocidos como "los califas rectos" o "los califas bien guiados". Ellos fueron hombres que habían aprendido su fe directamente del Profeta y quienes gobernaron estrictamente de acuerdo con el Corán y las tradiciones auténticas del Profeta Muhammad. Para el año 644 d. C. tanto el Imperio Persa como el Bizantino habían caído ante los ejércitos musulmanes. Poco a poco, en las décadas siguientes, los pueblos de los imperios conquistados aceptaron tanto el idioma como la religión de los conquistadores. Al mismo tiempo, el carácter de los líderes musulmanes fue cambiando. Los hombres que habían gobernado estrictamente por la palabra de Dios fueron remplazados por otros. El califato, que debía haber sido una posición elegida, fue remplazado por la sucesión hereditaria. Se estableció la dinastía omeya.

A pesar de que no siguieron estrictamente el camino de sus predecesores, fueron considerados históricamente como una dinastía muy exitosa. Los omeyas lograron mantener la unidad política y religiosa de la nación islámica, y expandieron enormemente sus fronteras. Sin embargo, pasaron a la historia como particularmente autocráticos. Cuando el califa omeya Sulaimán (714-717) yacía en su lecho de muerte, intentó ganarse el beneplácito de Dios siguiendo el ejemplo de los primeros califas y nominó a alguien distinto a su propio hijo como siguiente califa. De ese modo, nombró a su primo lejano Omar Ibn Abdul Aziz como su sucesor. Omar se enfrentó entonces a la tarea, aparentemente imposible, de transformar la nación islámica para que volviera a ser aquella nación de personas que obedecían las leyes de Dios por encima de todo.

Omar Ibn Abdul Aziz había servido como gobernador de Egipto y de Medina por más de 22 años. Fue educado y entrenado por un reconocido erudito de nombre Salah Ibn Kaisan. Antes de su nombramiento como Califa, Omar Ibn Abdul Aziz era un joven aficionado a la moda y los perfumes, pero cuando aceptó la responsabilidad de liderar a la nación islámica, probó ser el más piadoso, capaz, visionario y responsable de todos los califas omeyas.

Él trató de gobernar de forma similar a como el Estado islámico fue gobernado en su infancia. Comenzó de inmediato apegándose a los principios islámicos. Cuando le llegaron las noticias de su nominación como Califa, se dirigió a la gente diciéndole: "¡Oh, pueblo! Las responsabilidades del califato me han sido confiadas sin mi deseo ni vuestro consentimiento. Si ustedes deciden elegir a otra persona como su Califa, de inmediato me haré a un lado y apoyaré su decisión". Este fue un respiro para el pueblo, que anhelaba regresar a los tiempos del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) y de los califas bien guiados. Omar Ibn Abdul Aziz fue elegido por unanimidad.

Omar desechó de inmediato su estilo de vida extravagante y procuró emular al Profeta Muhammad y a sus compañeros más cercanos. Uno de sus primeros actos fue tomar las fincas de lujo y los palacios propiedad de miembros de la dinastía omeya, y regresarlos al tesoro público. Cuando no había previamente responsabilidad ante el pueblo, Omar restableció dicha responsabilidad y abolió las prácticas corruptas con las que los oficiales públicos se habían hecho ricos, poderosos y abusivos. La gente respondió con su apoyo entusiasta y la productividad general aumentó por todo el Estado islámico. El reconocido erudito islámico Ibn Kazir, registró que, debido a las reformas emprendidas por Omar, solo los ingresos de Persia aumentaron de 25 millones a 124 millones de dírhams.

Omar continuó siguiendo el ejemplo establecido por el Profeta Muhammad y envió emisarios a la China y el Tíbet, invitando a sus gobernantes a aceptar el Islam. Fue durante esta época que la religión del Islam comenzó a ser aceptada por grandes segmentos de la población en Persia y Egipto. Cuando uno de los oficiales que habían sido corruptos se quejó de que debido a las conversiones habían disminuido los ingresos del Estado, Omar le contestó por escrito que había aceptado el califato para invitar a la gente al Islam, no para convertirse en recaudador de impuestos. Omar empleó su posición para defender los derechos y las responsabilidades que son inherentes en el Corán y en las enseñanzas del Profeta Muhammad.

El ingreso de gente que no era árabe en el Islam cambió el centro del Estado islámico de Medina y Damasco a Persia y Egipto. Omar llevó a cabo cambios grandes y sorprendentes en la forma en que estaba siendo dirigido el Estado islámico. Su apego estricto a los principios islámicos le permitió incluso ofrecer salarios a los maestros y, a la vez, fomentar la educación para hombres, mujeres y niños. A través de su ejemplo personal, infundió piedad, constancia, ética comercial, modales y moral islámicos en la población en general. Sus reformas incluyeron la estricta abolición del alcohol y prohibió la indecencia pública. Omar también supervisó la adjudicación justa del dinero dado en caridad.

Los esfuerzos de Omar para transformar el Estado islámico en una comunidad islámica bien administrada, no tuvieron límites. Del mismo modo en que transformó su vida, transformó también al Estado islámico. Omar llevó a cabo extensas obras públicas por todo el Estado islámico, en Persia, Jorasón (que incluía partes de lo que hoy es Irán, Afganistán y Asia central) y por todo el norte de África. Esto incluyó carreteras, puentes, canales, casas de huéspedes para los viajeros, instituciones educativas y dispensarios médicos.

En el siguiente artículo vamos a entrar en detalles sobre la vida y obra de Omar Ibn Abdul Aziz, y conoceremos cómo y por qué su vida se truncó en el pináculo de su califato.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

Diario
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Total
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version