您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

あなたが要求した記事/ビデオはまだ存在していません。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

No sigas a Heraclio (parte 1 de 2): Y la verdad se hizo clara

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: La historia de dos hombres que optaron por poner en peligro sus vidas eternas en lugar de convertirse al Islam.

  • Por Aisha Stacey (© 2016 NewMuslims.com)
  • Publicado 01 Feb 2016
  • Última modificación 11 Mar 2018
  • Impreso: 17
  • Visto: 4041 (promedio diario: 3)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 1
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

En la historia del Islam hay dos hombres prominentes que eligieron no convertirse al Islam a pesar de que la verdad se hizo clara para ellos. Estos hombres entendieron y admiraron el Islam, y cada uno a su manera amaron al Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él). Ellos fueron el emperador bizantino Heraclio y el amado tío del Profeta, Abu Talib. Ambos hombres reconocieron la belleza del Islam y, sin embargo, cedieron a la presión externa y eligieron no aceptarlo como su religión.

Cuando una persona considera convertirse al Islam, a menudo se enfrenta a presiones externas. ¿Qué dirán mis padres, mi esposa, mi hermano?, se preguntan. ¿Qué pasará con mi trabajo, cómo les diré a mis compañeros que ya no puedo ir con ellos al bar al salir de la oficina? Estas cosas pueden parecer triviales, pero a menudo pueden convertirse en enormes montañas que lleven a la persona a considerar y reconsiderar el asunto una y otra vez. Incluso después de que una persona se convierte al Islam, luego de que la euforia inicial desaparece, podría verse enfrentada a más presiones externas.

Heraclio y Abu Talib son dos ejemplos distintos de cómo uno fácilmente es capaz de poner en riesgo la otra vida por el bien de los asuntos que pertenecen a esta vida temporal.

Heraclio, emperador de Bizancio

En el año 628 de la era común, el Profeta Muhammad le envió una carta a Heraclio invitándolo a aceptar el Islam. Fue una de muchas cartas que el Profeta Muhammad envió a muchos gobernantes jefes de Estado. Cada letra fue diseñada específicamente para la persona a la que el Profeta Muhammad se dirigía. La carta a Heraclio dice, en parte, lo siguiente:

"Escribo esta invitación para llamarte al Islam. Si te haces musulmán serás salvo y Dios duplicará tu recompensa, pero si rechazas esta invitación al Islam cargarás con el pecado de haber desviado a tus súbditos. Así que te insto a prestar atención a lo siguiente: Di: ‘¡Oh, Gente del Libro! Convengamos en una creencia común: No adoraremos sino a Dios, no Le asociaremos nada y no tomaremos a nadie como divinidad fuera de Dios’. Pero si no aceptan, di: ‘Sean testigos de que nosotros solo adoramos a Dios’". Muhammad, el Mensajero de Dios.

Heraclio no destruyó la carta como lo hizo el emperador Cosroes II de Persía, sino que la leyó en voz alta a su séquito y sus ministros. Heraclio también guardó la carta, reflexionó sobre ella e investigó su veracidad. Cuestionó a Abu Sufián, un acérrimo enemigo del Islam y del Profeta, quien se encontraba en sus tierras en un viaje de comercio y negocios, y que fue llamado a la corte para ser interrogado. Abu Sufián habló con la verdad sobre Muhammad y Heraclio pudo establecer la veracidad de la profecía de Muhammad. Heraclio invitó a su corte al Islam. Su reacción a esta invitación fue registrada por Ibn An-Natur:

 "Cuando sus Grandes se hubieron reunido, ordenó que se cerraran todas las puertas de su palacio. Entonces les dijo: ‘Bizantinos, si su deseo es el éxito y si buscan la guía verdadera y quieren que su imperio permanezca, entonces den un juramento de lealtad al Profeta emergente’. Al escuchar esta invitación, los Grandes de la Iglesia corrieron hacia las puertas del palacio como una manada de asnos salvajes, pero hallaron las puertas cerradas. Heraclio, dándose cuenta de su odio hacia el Islam, perdió la esperanza de que ellos alguna vez lo abrazaran y ordenó que fueran devueltos a la sala de audiencias. Una vez regresaron, les dijo: ‘Lo que acabo de decirles fue solo para probar la fuerza de su convicción, y ya la he visto’. La gente se postró ante él y quedaron complacidos con él, y Heraclio se apartó de la fe".

Heraclio estaba obviamente convencido e impresionado con lo que leyó y con los resultados de su investigación. Entonces, ¿por qué se alejó? ¿Fue por temor a perder su poder y su posición? ¿Fue por temor a perder su vida? Claramente, su corazón se inclinó hacia abrazar el Islam y sin duda trató de convencer a su gente, tomando muy en serio el consejo de Muhammad de no desviar a su pueblo. El apego de Heraclio por este mundo probó ser demasiado fuerte. ¡Murió sin haber aceptado jamás el Islam!

Este es un problema que aquellos que están considerando la conversión pueden enfrentar cada día. La decisión de cambiar de religión no debe tomarse a la ligera, pues es un evento que cambia la vida. Sin embargo, el regalo del Islam no debe ser rechazado, pues uno no puede saber si tendrá la oportunidad de contemplarlo de nuevo.

Abu Tálib

El Profeta Muhammad tenía ocho años de edad cuando quedó bajo la protección y tutela de su tío Abu Tálib. Muhammad y Abu Tálib eran muy cercanos, y cuando Abu Tálib debió enfrentar tiempos difíciles, el Profeta Muhammad se hizo cargo de uno de sus hijos, Ali, quien creció para convertirse en yerno de Muhammad y en el Cuarto Califa de la nación islámica. Al predicar el mensaje del Islam, el Profeta Muhammad se puso en grave peligro. Abu Tálib, un hombre muy respetado en La Meca, protegió a Muhammad tanto como pudo. Incluso cuando se le animó a silenciar o controlar a su sobrino, se puso incondicionalmente del lado de Muhammad.

A pesar de que fue uno de los seguidores más constantes del Profeta Muhammad, Abu Tálib eligió no aceptar el Islam. Incluso mientras agonizaba, cuando el Profeta Muhammad le rogó que aceptara el Islam, se negó diciendo que estaba feliz con la religión de sus antepasados. Abu Tálib temía que su reputación y su honor entre la gente de La Meca se vieran arruinados si decidía en su último momento olvidar la religión de su padre y sus abuelos. El mismo honor que le permitió proteger y cuidar al Profeta Muhammad por más de cuarenta años, así como superar períodos de gran privación por el bien de su sobrino, no le permitió abrazar el Islam.

Desde los albores de la profecía de Muhammad, aquellos que quieren abrazar la nueva religión han enfrentado angustias personales y han tomado decisiones difíciles a fin de someterse a la voluntad de Dios. Las presiones externas, como el enojo de los familiares y amigos o perder el trabajo, han hecho que muchos arriesguen su bienestar en el Más Allá. Sería un gran error negociar el Paraíso eterno por los beneficios efímeros y temporales de este mundo.

En el próximo artículo hablaremos sobre cómo una persona puede enfrentar las presiones contemporáneas y ofreceremos algunas pautas para realizar la transición hacia el Islam de forma fácil.

 

 

No sigas a Heraclio (parte 2 de 2): Problemas contemporáneos y presiones externas

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: Si una persona cree que el Islam es la verdad, debe convertirse sin demora.

  • Por Aisha Stacey (© 2016 NewMuslims.com)
  • Publicado 01 Feb 2016
  • Última modificación 01 Feb 2016
  • Impreso: 15
  • Visto: 3634 (promedio diario: 3)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 1
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

DoNotFollowHeraclius2.jpgEl querido tío del Profeta Muhammad, Abu Tálib, y el emperador bizantino Heraclio, eligieron no aceptar el Islam. En ambos casos podemos estar bastante seguros de que esta no fue una decisión que tomaron a la ligera, y sin embargo, los dos eligieron ceder ante las presiones externas. En lugar de temer solo a Dios, tuvieron miedo de lo que los demás pensarían, dirían o harían. Hoy en día, más de un milenio después, mucha gente se encuentra en la misma posición. Ellos saben o perciben que el Islam es correcto o es la religión verdadera, y sin embargo, rechazan el regalo que Dios les ha concedido.

Hay muchas presiones en la sociedad contemporánea que hacen que convertirse al Islam sea un problema de grandes proporciones. Las presiones externas pueden poner a la gente de nuestro tiempo en la misma posición en la que estuvieron Abu Tálib y Heraclio. Sin embargo, Dios no llama a alguien al Islam para luego abandonarlo. Si la persona sabe más allá de toda duda que el Islam es la religión correcta, puede estar también segura, más allá de toda duda, de que Dios tiene la autoridad y el poder para continuar guiándola y facilitando su camino. A veces, la montaña frente a nosotros parece muy grande y amenazante, pero ¿qué es una montaña, sino parte de la creación totalmente sometida a la voluntad de Dios?

"¿Acaso no ves que se prosternan ante Dios quienes están en los cielos y en la Tierra, y el Sol, la Luna, las estrellas, las montañas, los árboles, los animales, y muchos de los seres humanos?…". (Corán 22:18)

Dios hace que convertirse al Islam sea fácil; pero nosotros, los seres humanos, los hijos e hijas de Adán, tenemos una manera extraña de dificultarnos la vida y llenarnos de obstáculos que en realidad no existen.

"…Dios no quiere imponerles dificultades…". (Corán 5:6)

"…Quien deposite su confianza en Dios, sepa que Él le será suficiente…". (Corán 65:3)

Esta afirmación coránica acerca de la confianza es fácil de decir y fácil de entender, pero cuando hay que poner esa confianza plena en acción, no siempre es sencillo, por dos razones. Por supuesto, cuando una persona está cerca a aceptar el Islam, Satanás la bombardea con sus trucos e ilusiones diseñados para alejarla del camino recto hacia Dios. Y segundo, la gente que no entiende completamente la naturaleza de Dios, tiende a temer la reacción de su familia, sus amigos o sus colegas. Abu Tálib tuvo miedo de ser considerado un hombre sin honor y de perder su posición, su poder o su vida. Estas cosas son de mínima trascendencia cuando se comparan con la felicidad o la condenación eternas, y sin embargo, los seres humanos luchamos una batalla continua para desprendernos de este mundo ilusorio.

Cuando una persona se convierte al Islam, es infaltable que ocurran grandes cambios. La transición hacia el Islam tiene una gran carga emocional. Cada persona comienza a sentirse como una persona nueva y, en consecuencia, comienza a actuar de manera distinta. Las preguntas, los pensamientos y los escenarios llenan nuestras mentes y Satanás trabaja tiempo extra. Abu Tálib podría haber abordado los mismos problemas, Heraclio pudo haberse preguntado si su vida peligraría si osaba forzar la situación o si revelaba sus intenciones de seguir las enseñanzas de Muhammad.

Hoy en día nos hacemos una serie de diferentes preguntas que perturban nuestra tranquilidad del mismo modo. ¿Tendré que vestirme diferente? ¿Tendré que decírselo a mi familia? ¿Todavía podré salir a bailar, beber alcohol y tener novio o novia? Cientos de preguntas, pero la realidad es que esas preguntas no son relevantes para saber si una persona quiere convertirse al Islam o no. Si una persona cree que el Islam es la verdad, entonces debe convertirse al Islam sin demora. Los detalles vienen después, cuando la persona establece una relación directa con Dios, cuando entiende la naturaleza de nuestro Creador.

Cada persona tiene predeterminado un período de vida. No sabemos cuándo vamos a morir, y el próximo minuto puede ser literalmente nuestro último minuto en este mundo. Solo por esta razón, una persona no debe ser como Heraclio ni como Abu Tálib. Ambos hombres permitieron que su amor por este mundo ilusorio dictara su Más Allá. La conversión debe llevarse a cabo con la confianza en que Dios guiará a los nuevos musulmanes hacia una relación de por vida con Él.

Revelar que usted es musulmán no es una condición para aceptar el Islam. Al mismo tiempo, sin embargo, debemos ser conscientes de los cambios que el Islam requiere, y pedirle a Dios que nos facilite el camino. Los viejos hábitos deben romperse poco a poco, y aprender acerca de la naturaleza de Dios y Sus leyes le permitirán a cada persona cambiar hacia el tipo de persona que Dios ama. Aunque convertirse en musulmán es un evento instantáneo, convertirse en un mejor musulmán requiere un esfuerzo bueno y continuo de parte de cualquiera de nosotros.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version