Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

あなたが要求した記事/ビデオはまだ存在していません。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Los diez mandamientos en el Corán (parte 1 de 3): Breve introducción

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: Análisis de cuáles son los diez mandamientos y cuál es su lugar en las religiones judía, cristiana e islámica.

  • Por Imam Mufti (© 2016 IslamReligion.com)
  • Publicado 27 Jun 2016
  • Última modificación 25 Jun 2019
  • Impreso: 20
  • Visto: 41254 (promedio diario: 26)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 1
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

TenCommandmentsIntro.jpgAl leer el título, algunas personas quizás piensen en "Los diez mandamientos"[1], una de las películas más taquilleras[2] y calificada como una de las mejores de todos los tiempos[3]. O el título puede agitar los recuerdos del debate estadounidense sobre poner los "diez mandamientos" en propiedad pública y su uso en las escuelas públicas, debate que terminó en la Corte Suprema en 2005.

Dejando de lado las películas y los medios masivos, los hechos básicos sobre los diez mandamientos son poco conocidos. Es por eso que en los siguientes tres artículos exploraremos qué son los diez mandamientos, quién los sigue, cuál es su relevancia para la vida moderna, y qué soluciones proporcionan (si es que dan alguna) para los retos actuales.

Comencemos con lo básico. Los diez mandamientos tienen su origen en la religión judía, pero también se encuentran en las Biblias cristianas. Se dice que fueron inscritos en dos tablas que le fueron entregadas a Moisés por Dios. En la Biblia se registran en Éxodo 20:2-17 y en Deuteronomio 5:6-21. La lista que aparece en el Éxodo es más comúnmente aceptada por los cristianos que la otra. La Enciclopedia Británica los describe como "una lista de preceptos religiosos que fueron revelados divinamente a Moisés en el monte Sinaí y que fueron grabados en dos tablas de piedra"[4].      

"El judaísmo enseña que la primera tabla, que contiene las primeras cinco declaraciones, identifica los deberes referentes a nuestra relación con Dios; mientras que la segunda, que contiene las otras cinco declaraciones, identifica nuestros deberes con respecto al relacionamiento con los demás"[5]. Los católicos creen que "los diez mandamientos son preceptos que influyen en las obligaciones fundamentales de la religión y la moral, e incorporan la expresión revelada de la Voluntad de Dios en relación con todas las obligaciones del hombre para con Dios y con sus semejantes"[6]. Las versiones hebrea, protestante y católica difieren. Este es un hecho poco conocido[7].

¿Cuál es el lugar de la versión bíblica en la sociedad moderna? Los judíos tienen cuidado en no enfatizarlos públicamente, con el fin de no crear la impresión de que el judaísmo solo tiene estos diez mandamientos y no otros más. Los teólogos cristianos, por el contrario, los consideran como la Ley moral de Dios para guiar a la sociedad, un estándar de medida para determinar la salud de la sociedad. Como resultado, qué lugar deberían mantener, si es que alguno, estos mandamientos en las sociedades seculares occidentales modernas, es un tema muy debatido. ¿Deberían ser parte de la educación pública? ¿Pueden ser exhibidos en público? Estas cuestiones se han debatido incluso en la Corte Suprema de los Estados Unidos. A pesar de la atención que han recibido, la mayoría de los diez mandamientos son simplemente ignorados por la sociedad. Los secularistas incluso consideran que la versión bíblica de los mismos es intolerante.

Se ha puesto mucho énfasis en estos diez mandamientos en la fe islámica: de ellos hablan tres versículos en el Corán, el libro sagrado del Islam. Los compañeros del Profeta subrayaron su importancia.

El Corán habla de ellos en la sura Al An’am, 6:151-153 y en sura Al Isra’, 17:23-39. En sura Al Isra’, 17:23-39 es como un comentario de los mandamientos listados en sura Al An’am. Algunos eruditos los llaman los "versículos de los diez mandamientos", simplemente porque hablan de diez mandamientos importantes que deben ser observados por el musulmán. El Corán no dice directamente que estos sean los mismos mandamientos que le fueron entregados a Moisés.

Ibn Mas’ud, un famoso compañero del Profeta Muhammad, dijo[8]:

"Quien quiera conocer la voluntad del Profeta Muhammad sobre la que el Profeta puso su sello, que lea la declaración de Dios y luego recite los tres versículos".

El propio Profeta del Islam dijo:

"¿Quién de vosotros me dará su promesa de hacer tres cosas?", luego recitó la aleya 6:151 y continuó: "Para quien cumpla (esta promesa), su recompensa estará con Dios; pero quien caiga en deficiencias y Dios lo castigue por ello en esta vida, entonces esa será su recompensa. Y a quien Dios le retrase (su rendición de cuentas) hasta el Día del Juicio Final, entonces este asunto está con Dios. Si Él quiere, los castigará; y si Él quiere, los perdonará"[9].

En resumen, la opinión islámica es que estos mandamientos contienen lo que Dios quiere para la vida de toda la gente. Tienen cinco órdenes y un número similar de prohibiciones que definen la relación del hombre con su Creador, las obligaciones del hombre para con su familia, y mandamientos que ordenan su vida social. Lo que sigue son los diez mandamientos del Corán y su relevancia en la vida moderna.



Pie de página:

[1] Debo aclarar que las enseñanzas islámicas no están de acuerdo con que se representen los profetas de Dios en la pantalla.

[2] http://www.boxofficemojo.com/alltime/adjusted.htm

[3] http://www.afi.com/10top10/epic.html

[4] "Diez mandamientos". Enciclopedia Británica. Enciclopedia Británica en línea. Enciclopedia Británica Inc., 2012. Web. Enero 10 de 2012. http://www.britannica.com/EBchecked/topic/587032/Ten-Commandments.

[5] http://www.jewfaq.org/10.htm

[6] http://www.newadvent.org/cathen/04153a.htm

[7] Los diez mandamientos como ritual público. Derek H. Davis. Revista de la Iglesia y el Estado. Volumen: 44. Número: 2. Año de publicación: 2002. Página: 221.

[8] Tirmidi.

[9] Dijo Al Hakim: "Su cadena es sahih según las condiciones de los dos Shaijs, aunque ellos mismos no registraron el hadiz".

 

 

Los diez mandamientos en el Corán (parte 2 de 3): Mandamientos 1 al 5

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: Los cinco primeros mandamientos son parte del libro de normas de Dios que nos guía a través del mundo actual.

  • Por Imam Mufti (© 2016 IslamReligion.com)
  • Publicado 27 Jun 2016
  • Última modificación 25 Jun 2019
  • Impreso: 22
  • Visto: 40763 (promedio diario: 26)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 1
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

Primer mandamiento: No adores a nada ni nadie junto con o en lugar de Dios (shirk)

El primer mandamiento es el más importante y el más fácil de cumplir. Está dirigido a toda la raza humana, su incumplimiento merece el castigo más severo y, sin embargo, es el mandamiento del que la gente más se ha alejado. Ignorar la primera prohibición es lo que conlleva a todos los demás males, arruina la adoración y las obras que dependen de ella. La idolatría, conocida en árabe como shirk, es más que adorar ídolos. Es creer en una deidad en lugar o además del Único Dios Verdadero, Quien merece todas las adoraciones y alabanzas. Prohibir la idolatría es afirmar su opuesto: la creencia y adoración apropiadas de Dios. La creencia correcta en Dios es la piedra angular de la fe islámica y todos los demás mandamientos y prohibiciones se basan en ella.

Segundo mandamiento: Sé bueno y servicial con tus padres

Teniendo en cuenta la tensa relación entre las generaciones, este mandamiento es particularmente relevante en nuestra época. La mayoría de los niños de estos tiempos son agresivos. Viven enojados con su infancia y con sus padres. Quizás fueron lastimados cuando eran vulnerables. Los padres no son perfectos. Mucha gente cree que sus padres no merecen respeto; sin embargo, Dios nos ordena ser amables con ellos. No les debemos hablar con dureza ni maltratarlos. En lugar de ello, debemos atenderlos y mostrarles nuestros mejores modales.

¡Los padres son tan importantes, que se sitúan justo después del deber para con Dios!

Al mismo tiempo, debemos honrar a los padres, no adorarlos. Dios está antes que los padres. Debemos agradecer a Dios, el Creador, por todo lo que tenemos, Sus dones incomparables para cada uno de nosotros. Después de Dios, debemos nuestra existencia a nuestros padres, quienes nos trajeron a esta vida. Ellos no solo deben ser tratados con justicia, sino que debemos mostrarles favoritismo. Deben ser tratados de manera amable en la forma en que les hablamos y en que actuamos con ellos, y debemos apoyarlos financieramente si es necesario.

Tercer mandamiento: No matar a los hijos por pobreza

Los árabes de la antigüedad mataban a sus hijos por temor a la pobreza. Pero, ¿quién va a matar a sus propios hijos, que son tan susceptibles y vulnerables, en una era de civilización? Anualmente, cerca de 750.000 niños son reportados desaparecidos en los Estados Unidos, ¡unos 2.000 cada día![1] Alrededor de 100 niños son secuestrados y asesinados en los Estados Unidos cada año[2]. Entre 100 y 200 niños son asesinados cada año en el Reino Unido[3]. Los asesinos, en su mayoría, son los padres. Según la Asociación para la Prevención del Infanticidio, "en la actualidad, el infanticidio sigue siendo más frecuente en las zonas de extrema pobreza"[4].

Cuarto mandamiento: No te acerques a los pecados "vergonzosos" cometidos abiertamente o en secreto

Este mandamiento tiene que ver con la conducta sexual para proteger la estructura de la familia.

¿Qué son los pecados "vergonzosos"? El Islam enseña que ellos son el adulterio, la fornicación, el incesto y la homosexualidad. La violación de la unidad familiar es un crimen contra Dios y contra la humanidad. Infortunadamente, estos pecados se han hecho tan comunes, que han alterado la percepción que la sociedad tiene de ellos.

En la modernidad, la sociedad ha desarrollado nuevas expresiones que "suavizan" el pecado del adulterio. Muchas de ellas son demasiado vulgares para repetirlas aquí, pero entre las que no, se encuentran tontear, dormir con alguien, ligar, echarse una cana al aire, tener una noche loca, tener una aventura y otras. Estas frases crean la noción de que el adulterio y la fornicación están libres de culpa y no causan daño a nadie. Algunas personas incluso sugieren que es solo una actividad recreativa como jugar a la pelota o ir al cine. Más aún, ¡algunos afirman que esto trae algunos beneficios! La verdad es que estos actos son muy desagradables a los ojos de Dios. Dichos pecados socavan la sociedad humana, y las leyes que regulan el comportamiento sexual son parte de toda comunidad civilizada viable.

¿Qué tan común es el adulterio? "Más de un tercio de los hombres y más de un cuarto de las mujeres admite haber tenido al menos una experiencia sexual extramarital"[5].

En un artículo de un número de la revista Newsweek de 1997, se señaló que diversos estudios sugieren que por lo menos el 30% de los ministros protestantes hombres han tenido relaciones sexuales con mujeres distintas a sus esposas[6].

El Corán establece varias medidas para frenar la difusión de la decadencia moral que traen los pecados "vergonzosos".

1.     La institución del matrimonio.

2.     El énfasis en el código de vestimenta para hombres y mujeres.

3.     Evitar las tentaciones bajando la mirada (tanto para hombres como para mujeres).

4.     La prohibición de entrar a la casa de otra persona sin ser invitado.

Quinto mandamiento: No matar a nadie que Dios haya prohibido

El Islam ve al cuerpo humano como una estructura construida por Dios, de modo que nadie tiene el derecho a destruirlo. La vida humana es respetada y protegida ya que el cuerpo de uno Le pertenece a Dios. Al-lah, el Exaltado, afirma:

"Quien mata a una persona sin que esta haya cometido un crimen o sembrado la corrupción en la Tierra, es como si matase a toda la humanidad. Pero quien salva una vida es como si salvase a toda la humanidad" (5:32).

La ley islámica protege la vida de:

1.     Los musulmanes.

2.     Los no musulmanes que son ciudadanos de un país musulmán.

3.     Los no musulmanes que tienen tratados de paz con países musulmanes.

4.     Cualquier no musulmán que haya residido temporalmente en un país musulmán.

Al mismo tiempo, tomar la vida de alguien no siempre es un acto malo. El derramamiento de sangre humana por parte de otro está estrictamente prohibido, a menos que esté legislado por Dios, como la pena de muerte para determinados crímenes (como el asesinato).



Pie de página:

[1] www.keepyourchildsafe.org/abduction-murder.asp

[2] www.census.gov/compendia/statab/cats/law_enforcement_courts_prisons/crimes_and_crime_rates.html

[3] www.straightstatistics.org/article/how-many-children-are-murdered-britain-every-year

[4] http://infanticide.org/history.htm

[5] Samuel Janus y Cynthia Janus, Reporte Janus sobre el comportamiento sexual (New York: John Wiley e hijos, 1993), 169.

[6] Kenneth Woodward. Sex, Morality and the Protestant Minister, Newsweek (28 July 1997), 62.

 

 

Los diez mandamientos en el Corán (parte 3 de 3): Mandamientos 6 al 10

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: Guía moral para el mundo actual que trata con los huérfanos, la justicia, la equidad, cumplir la Alianza de Dios, y transitar el camino de Dios.

  • Por Imam Mufti (© 2016 IslamReligion.com)
  • Publicado 04 Jul 2016
  • Última modificación 25 Jun 2019
  • Impreso: 21
  • Visto: 38076 (promedio diario: 24)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 1

Sexto mandamiento: No te acerques a la propiedad de los huérfanos, excepto para mejorarla, hasta que alcancen la edad de su fuerza total.

TenCommandments3.jpgLa sabiduría divina dictó que la religión del Islam fuera entregada a la humanidad de mano de un huérfano, alguien a quien Dios levantó para transmitir Su mensaje final. Como es natural, los huérfanos son más que meras sombras en el Islam.

La ley islámica define a un huérfano como un niño que ha sido privado de los beneficios de la crianza debido a la muerte de su padre o madre.

De manera muy similar a como ocurría con los árabes antes del Islam, a los huérfanos no les va muy bien en los Estados Unidos en la actualidad.

Hoy día se estima que hay más de 132 millones de huérfanos en el mundo. Más de 25 millones de niños estadounidenses (más de uno de cada tres) son criados en una familia sin padre[1]. Más del 50% de los jóvenes en los refugios o en las calles, reportaron que sus padres los echaron de casa o sabían que se iban, pero no les importó. Al menos 2,8 millones de niños viven en las calles, y un tercio de ellos son llevados a la prostitución en las primeras 48 horas después de salir de sus casas. Uno de cada ocho niños menores de 18 años abandonará su hogar y se hará indigente, necesitado de servicios. En 2007, 513.000 niños huérfanos vivían en hogares sustitutos o instituciones de cuidado. La Ley de Reautorización de Protección de Víctimas de Tráfico, de 2005, citó que el Congreso encontró que entre 100.000 y 300.000 niños en los Estados Unidos están en riesgo de caer en cualquier momento en explotación sexual con fines comerciales[2]. Un estudio de la Universidad de Pennsylvania estimó que cerca de 300.000 niños en los Estados Unidos están en riesgo de ser explotados sexualmente con fines de lucro.

La palabra "huérfano" es raramente utilizada en los Estados Unidos. Según el Dr. Francine Cournos, autor de Ciudad de uno: Memorias, "los huérfanos de hoy en día en los Estados Unidos son niños de acogida". El término "niño de acogida" a menudo es utilizado para niños en hogares de acogida, inquilinatos e instituciones.

Veintidós aleyas de la escritura musulmana hacen énfasis en cuidar a los huérfanos. El Islam protege a los huérfanos de ser dejados sin cuidado, y legisla derechos para ellos. Uno de esos derechos, formulado como mandamiento, es gastar dinero en su beneficio. Hoy día, en los Estados Unidos, eso significaría, por ejemplo, que los padres adoptivos deberían gastar los 420 dólares mensuales (que es el promedio nacional) que reciben por cada niño a su cuidado, en el bienestar del niño de la mejor manera posible.

Séptimo mandamiento: Dar la medida y el peso completos de forma justa

Este mandamiento tiene que ver con la equidad y la justicia en todos los asuntos, financieros y demás. Dar trato justo a los demás seres humanos es un mandamiento divino. La gran cuestión es cómo se puede mantener el principio del trato justo, en especial en los negocios, un área que parece ser despiadada. ¿Por qué debes ser justo en un mundo injusto? La respuesta sencilla es: Porque Dios así lo ordena. Dios quiere que seamos éticos y juguemos limpio. Debes aceptar el mandamiento básico y el principio moral de las prácticas justas y honestas. Las inequidades económicas y raciales, las prácticas de crédito injustas, y la carencia de vivienda asequible, que están propagadas en el mundo actual, hacen que uno se pregunte: ¿de cuál justicia estamos hablando? La respuesta es: justicia según las normas de Dios. La única forma de resolver estos problemas es cumplir el mandamiento de Dios y darle a los demás lo que les corresponde.

Octavo mandamiento: Siempre que hables, di la verdad, aunque perjudique a un pariente cercano

Este mandamiento no se limita a la equidad al hablar, sino que incluye el comportamiento. Dios nos exige que tratemos a los demás con justicia, incluso a los parientes. Si un padre o amigo comete un error, ¿debemos decir que está equivocado? Sí, teniendo en cuenta que eso no nos da licencia para ser groseros ni ofensivos, sino que es una cuestión de justicia. En ese orden de ideas, el favoritismo, el clientelismo y el nepotismo van contra la ética. El Islam les ordena a sus seguidores que sean justos y éticos de cara a las emociones conflictivas como el amor o el odio por el otro. Un musulmán debe hablar con la verdad y ser honesto sin ser influenciado por sus parientes.

Noveno mandamiento: Cumplir con la Alianza de Dios

En general, el cumplimiento de las alianzas y convenios, y mantener las promesas, es una de las bases del Islam. Ello asegura la confianza, mantiene la justicia y trae equidad a la sociedad.

En concreto, un musulmán debe mantener su alianza con Dios. El principio básico del Islam es que Dios ordena y prohíbe y, por lo tanto, Dios debe ser obedecido. La "Alianza de Dios" es la promesa hecha a Dios de reconocer este principio básico. Como consecuencia de ello, Dios recompensa o castiga.

Un musulmán debe cumplir sus alianzas y mantener sus promesas, ello es un indicador de su lealtad con su palabra y con Dios. La negligencia en este asunto indica hipocresía. De forma acertada, Dios termina enfatizando:

"Esto es lo que les ha ordenado para que Lo recuerden". (Corán 6:152)

Por lo tanto, si aún no has hecho la promesa a Dios de obedecerlo, ¡este es el momento de hacerla!

Décimo mandamiento: "Este es mi sendero recto, síganlo. Pero no sigan otros caminos, porque si lo hacen, estos los dividirán y los desviarán de Su camino. Esto es lo que les ha ordenado para que tengan temor de Él".

El último mandamiento es el más amplio, pues comprende en sí mismo la religión entera. Dios nos dice básicamente "este es Mi camino recto, deben seguirlo". El "camino recto" de Dios es Su religión, que Él nos envió a través de Sus profetas, completada con Su mensaje final que envió a través del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él). Se le exige a todo ser humano que siga este mensaje final del Islam y que abandone cualquier otro "camino". Todos los demás caminos, sin excepción alguna, alejan a la persona de Dios y ello equivale a su destrucción. Los demás "caminos" son religiones antiguas que han sido corrompidas o canceladas, así como ideologías y filosofías desviadas. Apegarse al camino recto de Dios lo mantiene a uno protegido de resbalar o de perder el rumbo.

Llegamos así al final de los diez mandamientos de Dios que fueron revelados y que son aplicables a nuestra época, y que proporcionan el mejor marco para el desarrollo espiritual de los seres humanos.



Pie de página:

[1] http://www.theorphansociety.org/pdf/OSAReport_Final%20High%20Res.pdf

[2] http://www.state.gov/g/tip/laws/

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Más vistos

Diario
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Total
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version