L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Paz y seguridad (parte 2 de 3): La sociedad

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: Sobre cómo el Islam nos ofrece un sentido de paz con la sociedad, y el rol de las leyes en mantener la seguridad.

  • Por  Por Yamal ed-Din Zarabozo (© 2010 IslamReligion.com)
  • Publicado 15 Mar 2010
  • Última modificación 15 Mar 2010
  • Impreso: 316
  • Visto: 9435 (promedio diario: 3)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 2
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

Al liberarse de la ansiedad y la inquietud, la actitud del ser humano debe cambiar definitivamente afectando la forma en la que interactúa con los demás. Esto comienza con aquellos que están más cercanos a él en su familia, y se extiende a sus vecinos, otros integrantes de su comunidad y eventualmente a la humanidad como un todo. Así, el Islam establece una estructura social entera en la cual las personas interactúan unos con otros a través de las relaciones, derechos y obligaciones, en formas que les acercan a una coexistencia pacífica. Los hijos reconocen los derechos de sus padres sobre ellos, mientras que los padres reconocen los derechos de sus hijos sobre ellos. Los esposos y las esposas caminan juntos, no como competidores sino como compañeros, cooperando para producir un hogar pacífico y amoroso. Ciertamente, Dios ha señalado que en esta relación que Él encomienda ha creado un gran signo para quienes reflexionan:

“Y entre Sus signos está haberos creado esposas de entre vosotros para que encontréis en ellas sosiego, y puso entre vosotros amor y misericordia. Por cierto que en esto hay signos para quienes reflexionan”. (Corán 30:21)

Así, Dios ha promulgado leyes firmes para proteger la santidad del hogar, tal como las leyes que castigan el adulterio, la fornicación y la calumnia. La razón es que el hogar y la familia son la fundación de la sociedad en su conjunto. Si no hay paz dentro del hogar, difícilmente puede uno esperar que sus integrantes tengan éxito y sean pacíficos en un estado de perturbación, ni que se conviertan en miembros beneficiosos para una sociedad.

Ya que el Islam no abarca solamente lo que se conoce tradicionalmente como la ley, sino también la ética del comportamiento y la conducta, provee una guía detallada sobre la forma más correcta en que deben interactuar entre sí los miembros de la sociedad. Se hace un gran énfasis en el respeto mutuo, para que cada miembro de la sociedad sea consciente de que es parte de una unión mayor que implica derechos y obligaciones. Este sentimiento mutuo da como resultado una sociedad satisfecha y pacífica, en la cual cada individuo toma en consideración el bienestar y las necesidades de los demás miembros de la sociedad.

De esta forma, cuando el Islam es puesto en práctica, las personas encuentran paz alrededor suyo, en su interior y a través de la sociedad entera. De hecho, aún la paz del mundo sólo puede lograrse verdaderamente cuando hay justicia. En los años recientes, más y más personas se han dado cuenta de este hecho y han enfatizado “No hay paz sin justicia”. La justicia es a menudo un eslogan usado para ir a la guerra y no más que eso. Pero no puede haber verdadera justicia ni paz hasta que las personas se eleven por encima de los intereses nacionales, étnicos, económicos o políticos. Ni puede haber verdadera justicia o paz en tanto la gente crea que se puede hacer la guerra a otras naciones simplemente por intereses económicos, como por ejemplo, usurpar y aprovecharse de los recursos naturales de una nación extranjera. La verdadera justicia sólo podrá darse cuando las personas consagren sus vidas a Dios, aplicando Sus preceptos y haciendo a un lado su egoísmo y sus caprichos de sus decisiones.

En el Más Allá, obviamente, la paz eterna solamente será alcanzada a través de la fe en Dios y de seguir Sus preceptos. Una vez más, Dios nos dice claramente a qué está convocando a la humanidad:

“Dios convoca a la morada donde reina la paz y guía a quien Le place hacia el sendero recto”. (Corán 10:25)

Antes de terminar de reflexionar sobre la paz, hay una pregunta muy importante, pero tal vez su estudio completo está fuera del alcance de este artículo: ¿Puede una persona tener verdadera paz interior cuando la vida que está viviendo no le muestra ninguna pista o señal de qué es lo que encontrará en el Más Allá o si hay alguna conexión entre ambas realidades, o si incluso parece haber alguna contradicción entre ellas? Por ejemplo, el capitalismo, el socialismo y la democracia, todos prometen lograr algo en este mundo, pero no ofrecen al individuo nada con respecto al Más Allá. Por eso, estos sistemas dejan un vacío en las vidas de los individuos que evita que lleguen a una paz verdadera. El resultado es que el individuo puede tratar de dividir su vida: ser secular con respecto a este mundo mientras posee alguna forma de creencia espiritual acerca del Más Allá. Pero, ¿cómo puede saber si sus metas mundanas son compatibles con lo que sus enseñanzas espirituales le dicen que le sucederá en el Más Allá? ¿Debe volverse esquizofrénico? Aún peor, ¿qué pasa si las enseñanzas espirituales en las que él cree en realidad apuntan al hecho de que su vida mundana está errada, tal como cuando sus enseñanzas espirituales le dicen que este mundo al igual que las necesidades del cuerpo son malignos por naturaleza? ¿Cómo pueden individuos con esta creencia tener paz verdadera?

Cómo el Islam nos trae seguridad

La seguridad sólo puede ser considerada un corolario final sobre el tema de la paz. Los factores que traen paz contribuyen al establecimiento de la seguridad.

Probablemente, la primera cosa que viene a la mente de la gente cuando piensan en la seguridad es que tiene que ver con las leyes. Las leyes son definitivamente importantes para la seguridad, ya que establecen los parámetros para un comportamiento aceptable. De hecho, el Islam es una religión que no solamente provee principios generales para la vida sino también leyes específicas y detalladas. Estas leyes traen paz y seguridad. La paz y la seguridad serán indudablemente la meta de cualquier sociedad. Sin embargo, Dios es el Único que tiene conocimiento de Su creación para ser capaz de determinar las leyes que pueden traernos paz y seguridad. Los seres humanos experimentan y se esfuerzan pero no alcanzan un consenso acerca de los resultados. Podemos señalar el ejemplo de la pena de muerte. Se argumenta que la pena de muerte es uno de los disuasivos más poderosos contra los crímenes mayores. Sin embargo, la Unión Europea la ha prohibido completamente. En Estados Unidos, el pueblo vacila tanto a favor como en contra, nunca están completamente seguros de si es buena o no. En realidad, nunca serán capaces de estar seguros. Por eso, siempre estarán adivinando y suponiendo. Aún la Unión Europea, que está completamente en contra, está en realidad completamente en contra de ella sin basarse en nada más que conjeturas. Por otro lado, una de las principales metas de la ley islámica es la preservación y continuación de la vida. Como parte de esta meta, la ley de la retribución (ley del Talión) y la pena de muerte es parte de la ley islámica. Estas leyes no tienen el objetivo simplemente de castigar. Tales leyes tienen en realidad el objetivo de proteger la vida, como Dios dijo:

“La ley del talión es una medida para preservar vuestras vidas y amedrentar a los homicidas, ¡oh, dotados de intelecto!” (Corán 2:179)

Estas afirmaciones provienen del Único que puede hacerlas, y el Único que conoce la realidad. Así, alejándose de la guía de Dios, los seres humanos siempre andarán a tientas; por lo tanto, parece que nunca serán capaces de divisar un sistema social completo por sí mismos, que verdaderamente pueda producir paz y seguridad. Así, el Islam, la religión del Creador, es la única forma de vida que puede garantizar la seguridad.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version