Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

あなたが要求した記事/ビデオはまだ存在していません。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

La salvación en el Islam (parte 1 de 3): ¿Qué es la salvación?

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: Consigue la salvación a través de la adoración sincera.

  • Por Aisha Stacey (© 2015 IslamReligion.com)
  • Publicado 27 Apr 2015
  • Última modificación 15 Apr 2018
  • Impreso: 29
  • Visto: 26208 (promedio diario: 17)
  • Clasificación: 3 De 5
  • Clasificado por: 2
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

El Islam nos enseña que la salvación se alcanza a través de la adoración a Dios solamente. Una persona debe creer en Dios y seguir Sus mandamientos. Este es el mismo mensaje enseñado por todos los profetas, incluyendo a Moisés y Jesús. Solo hay Uno merecedor de ser adorado. Un Único Dios sin asociados, hijos ni hijas. La salvación, y por lo tanto la felicidad eterna, pueden alcanzarse por la adoración sincera.

Además de esto, el Islam nos enseña que los seres humanos nacemos todos sin pecado y estamos inclinados de manera natural a adorar solo a Dios sin ningún intermediario. Para mantener este estado de pureza, la humanidad debe seguir los mandamientos divinos y esforzarse en llevar una vida recta. Si uno cae en un pecado, todo lo que necesita es arrepentirse sinceramente y buscar el perdón de Dios. Cuando una persona peca se aleja a sí misma de la misericordia de Dios, pero el arrepentimiento sincero regresa a la persona a Dios.

Salvación es una palabra poderosa que el diccionario define como el acto de preservación o de liberación de la destrucción, la dificultad o el mal. Teológicamente hablando, es el rescate espiritual del pecado y sus consecuencias. Más específicamente, en el Cristianismo está asociada con la redención y la expiación de Jesús. La salvación en el Islam es un concepto muy distinto. Mientras que también ofrece la liberación del fuego del infierno, rechaza algunos de los principios básicos del Cristianismo y afirma claramente que la salvación solo se logra a través de la sumisión al más misericordioso, Dios.

"[Aquellos] que invocan a Dios de pie, sentados o recostados, que meditan en la creación de los cielos y la Tierra y dicen: "¡Señor nuestro! No has creado todo esto sin un sentido. ¡Glorificado seas! Presérvanos del castigo del Fuego." (Corán 3:191)

Según la doctrina cristiana, la humanidad es voluntariosa y pecadora. La doctrina del pecado original afirma que los seres humanos nacen ya manchados por el pecado de Adán y, por lo tanto, separados de Dios, y que necesitan un redentor. El Islam, por otra parte, rechaza el concepto cristiano del pecado original y la noción de que la humanidad nace en pecado.

La idea de que bebés o niños inocentes son pecadores suena completamente absurda para un creyente que sabe que el Islam trata del perdón original, no del pecado original. El ser humano, según el Islam, nace en estado de pureza, sin pecado y con una inclinación natural a adorar y alabar a Dios. Sin embargo, los seres humanos también tienen libre albedrío y por ello están en capacidad de cometer errores y pecados, incluso grandes maldades.

Siempre que una persona comete un pecado, es la responsable de ese pecado y nadie más. Cada persona es responsable de sus propios actos. En consecuencia, ningún ser humano que haya vivido jamás es responsable por los errores cometidos por Adán y Eva. Dios dice en el Corán:

"Nadie cargará con culpas ajenas." (Corán 35:18)

Adán y Eva cometieron un error, se arrepintieron con sinceridad, y Dios en Su infinita sabiduría los perdonó a ambos. La humanidad no está condenada a ser castigada generación tras generación. Los pecados del padre no recaen sobre los hijos.

"Cuando ambos comieron del árbol, advirtieron su desnudez y comenzaron a cubrirse con hojas del Paraíso. Adán desobedeció a su Señor y cometió un pecado. Más tarde, su Señor lo eligió [como Profeta], lo perdonó y lo guio." (Corán 20:121-122)

Por encima de todo, el Islam nos enseña que Dios es el más perdonador y seguirá perdonando repetidamente. Cometer errores es parte del ser humano. A veces los errores se cometen sin premeditación ni mala intención, pero a veces somos conscientes y pecamos y hacemos mal a otros deliberadamente. Es por esto que los seres humanos estamos constantemente necesitados de perdón.

La vida de este mundo está llena de pruebas y problemas, y sin embargo Dios no abandona a la humanidad a su suerte. Dios ha equipado a los seres humanos con el intelecto y la habilidad necesarios para elegir y tomar decisiones. Dios también nos ha dado palabras de orientación. Como nuestro creador, Él es consciente de nuestra naturaleza y está presto a guiarnos por el camino recto que nos lleva a la felicidad eterna.

El Corán es la revelación final de Dios y aplica a toda la humanidad, a todas las personas en todos los lugares y en todas las épocas. A través del Corán, Dios nos pide continuamente que nos volvamos hacia Él arrepentidos y pidamos Su perdón. Ese es el camino hacia la salvación. Ese es nuestro rescate de la destrucción.

"Quien obre mal o sea injusto consigo mismo, pero pida perdón a Dios, encontrará que Dios es Perdonador, Misericordioso." (Corán 4:110)

"¡Oh, pueblo mío! Pidan perdón a su Señor y arrepiéntanse, que Él les enviará del cielo lluvias benditas, aumentará su fortaleza y multiplicará su poderío. No den la espalda como los criminales." (Corán 11:52)

"Di: ‘¡Oh, siervos míos que están sumidos en el pecado [perjudicándose a sí mismos]! No desesperen de la misericordia de Dios. Dios tiene poder para perdonar todos los pecados. Él es el Perdonador, el Misericordioso.’" (Corán 39:53)

El Corán no es solo un libro de guía sino también un libro de esperanza. En él el amor, la misericordia y el perdón de Dios son obvios y esto le recuerda a la humanidad que no debe caer en la desesperación. No importa qué pecado haya cometido una persona, si se acude con resolución a Dios buscando perdón, tiene garantizada su salvación.

El Profeta Muhammad describió el pecado como puntos negros cubriendo el corazón. Dijo: "De hecho, si un creyente peca, un punto negro aparece sobre su corazón. Si se arrepiente, deja de pecar y pide perdón por su pecado, su corazón se limpia de nuevo. Si persiste (en el pecado en lugar de arrepentirse), el punto crece hasta cubrir su corazón…"[1]

De acuerdo al Islam la salvación no se requiere a causa de la mancha del pecado original. La salvación se requiere debido a que la humanidad es imperfecta y necesita del amor y el perdón de Dios. A fin de entender correctamente el concepto de salvación, debemos entender otros temas involucrados en la salvación, que son: entender la importancia del tawheed (la Unidad y Unicidad de Dios) y saber cómo arrepentirse sinceramente. Esto lo veremos en los siguientes dos artículos.



Pie de página:

[1] Ibn Majah.

 

 

La salvación en el Islam (parte 2 de 3): Adorar y obedecer a Dios

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: El monoteísmo es el camino hacia la salvación en el Islam.

  • Por Aisha Stacey (© 2015 IslamReligion.com)
  • Publicado 27 Apr 2015
  • Última modificación 27 Apr 2015
  • Impreso: 22
  • Visto: 13235 (promedio diario: 9)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 1
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

En la primera parte de esta serie, ‘la salvación en el Islam, vimos que la salvación se alcanza adorando a Dios Único. Lo adoramos solo a Él y seguimos Sus mandamientos. También aprendimos que el Islam no reconoce el concepto del pecado original, pues los musulmanes creen que todas las personas nacen libres de pecado. En el presente artículo hablaremos sobre el concepto cristiano de la expiación, es decir, que Jesús murió por los pecados de la humanidad, y descubriremos que este concepto es rechazado por completo en el Islam. La salvación en el Islam es a través del tawheed, el monoteísmo.

Tawheed es una palabra árabe que significa unidad, y cuando hablamos de tawheed en relación a Dios significa comprender y afirmar la Unidad y la Unicidad de Dios. Es la creencia en que Dios es Uno y Único, sin socios ni copartícipes. No hay divinidad digna de adoración excepto Al‑lah, y esa es la base fundamental del Islam. Profesar dicha creencia junto con la creencia de que Muhammad es Su mensajero es lo que hace a una persona musulmana. Creer en el tawheed con convicción es lo que garantiza la salvación.

"Di: ‘Él es Al‑lah, Uno. Al‑lah es el Absoluto. No engendró ni fue engendrado. Y no hay nada ni nadie que sea semejante a Él.’" (Corán 112)

"Yo soy Al‑lah, y no hay más divinidad que Yo. Adórame solo a Mí y haz la oración para recordarme." (Corán 20:14)

"Originador de los cielos y de la Tierra. ¿Cómo podría tener un hijo si no tiene compañera y Él es Quien ha creado todo? Él tiene conocimiento de todas las cosas. ¡Ese es Dios, su Señor! No hay más divinidad que Él, Creador de todas las cosas. Adórenlo solo a Él. Él es el Protector de todas las cosas. La vista [de los seres humanos] no puede abarcarlo, pero Él sí ve [a todos Sus siervos]. Él es el Sutil y el Conocedor." (Corán 6:101-103)

Los musulmanes adoran únicamente a Dios sin ningún intermediario, Él no tiene asociados, copartícipes, hijos, hijas ni ayudantes. La adoración se dirige solamente a Él, pues él es el Uno y el Único merecedor de adoración. No existe nada más grande que Dios.

La creencia cristiana de que Jesús es el hijo de Dios o Dios mismo está en oposición directa al tawheed. El concepto de una Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) también es firmemente rechazado por el Islam. La idea de que Jesús expió (o salvó nuestras almas) al morir es un concepto que entra en conflicto con la creencia islámica.

"¡Oh, Gente del Libro! No se extralimiten en las creencias de su religión. No digan acerca de Dios sino la verdad: Porque el Mesías, Jesús hijo de María, es un Mensajero de Dios y Su palabra [¡Sé!] que depositó en María; un espíritu creado por Él. Crean en [la unicidad de] Dios y en Sus Mensajeros. No digan que [Dios] es una parte de la trinidad, abandonen esa idea, es lo mejor para ustedes. Dios es una única divinidad. Lejos está, Glorificado sea, de tener un hijo. A Él pertenece cuanto hay en los cielos y en la Tierra. Dios es suficiente como protector." (Corán 4:171)

La idea de que Jesús murió en la cruz es fundamental para la creencia cristiana; representa la convicción de que Jesús murió por los pecados de la humanidad. En otras palabras, los pecados de una persona han sido ‘pagados’ por Jesús, y uno es libre de hacer lo que le plazca, pues al final uno alcanzará la salvación creyendo en Jesús. Esto es rechazado de plano en el Islam.

No existe necesidad alguna para que Dios o un Profeta de Dios se sacrifiquen a sí mismos por los pecados de la humanidad a fin de comprar el perdón. El Islam rechaza esta visión por completo. El fundamento del Islam reposa en saber con certeza que nada puede ser adorado sino solo Dios. El perdón emana del Único Dios Verdadero, de modo que cuando una persona busca perdón, debe acudir sumisamente a Dios con remordimiento sincero, y pedir perdón prometiendo no repetir el pecado. Entonces, y solo entonces, los pecados serán perdonados por Dios Todopoderoso.

El Islam enseña que Jesús no vino a expiar los pecados de la humanidad, sino que su propósito era reafirmar el mensaje de los profetas anteriores a él.

"…No hay otra divinidad más que Dios. Dios es el Poderoso, el Sabio.…" (Corán 3:62)

La creencia islámica acerca de la crucifixión y muerte de Jesús es clara. Él no murió para expiar los pecados de la humanidad. Hubo un complot para crucificar a Jesús, pero este no tuvo éxito; él no murió, sino que fue ascendido a los cielos. En los días previos al Día del Juicio, Jesús regresará a este mundo y continuará difundiendo la creencia en la Unidad y en la Unicidad de Dios. El Corán nos dice que en el Día del Juicio Jesús negará haberle pedido alguna vez a la gente que lo adorara a él en lugar de o junto con Dios.

"[El Día del Juicio Final] Dios dirá: ‘¡Oh, Jesús hijo de María! ¿Acaso tú dijiste a la gente: «Adórenme a mí y a mi madre como divinidades junto con Dios?»’ Dirá [Jesús]: ‘¡Glorificado seas! No me corresponde decir algo a lo que no tengo derecho. Si lo hubiera dicho Tú lo sabrías. Tú conoces lo que encierra mi alma, mientras que yo ignoro lo que encierra la Tuya. Tú eres Quien conoce lo oculto. No les transmití sino lo que Tú me has ordenado: Adoren solo a Dios, mi Señor y el suyo. Fui testigo de sus acciones mientras estuve con ellos; pero después de que me elevaste, fuiste Tú Quien los vigiló. Tú eres testigo de todas las cosas.’" (Corán 5:116-117)

Dios nos dice en el Corán que solo hay un pecado imperdonable, y que consiste en morir habiendo asociado copartícipes con Dios y sin haberse arrepentido de ello.

"Dios no perdona la idolatría, pero fuera de ello perdona a quien Le place. Quien asocie algo a Dios comete un pecado gravísimo." (Corán 4:48)

En sus tradiciones, el Profeta Muhammad (Dios lo bendiga) nos informó que Dios dijo: "Soy el Autosuficiente, no necesito tener socios. De modo que aquel que haga una acción por la causa de otro así como por la Mía, hará que esa acción sea rechazada por Mi en favor de quien él ha asociado conmigo".[1]

Sin embargo, incluso el grave pecado de asociar copartícipes con Dios puede ser perdonado si uno se vuelve sinceramente hacia Dios con total arrepentimiento.

"Yo soy Perdonador con quienes se arrepienten, creen (en Mi Unicidad y no Me asocian copartícipes), obran rectamente y se encaminan [por el sendero recto hasta su muerte]." (Corán 20:82)

"Diles a los que se niegan a creer que si desisten [y abrazan el Islam] les será perdonado cuanto cometieron en el pasado." (Corán 8:38)

Todo ser humano puede alcanzar la salvación adorando al Dios Único. Permanecer conectado con Dios y arrepentirse de los errores y pecados es el camino hacia la salvación. En el siguiente artículo hablaremos sobre las condiciones del arrepentimiento.



Pie de página:

[1] Sahih Múslim.

 

 

La salvación en el Islam (parte 3 de 3): El arrepentimiento

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: El arrepentimiento marca el camino hacia la salvación.

  • Por Aisha Stacey (© 2015 IslamReligion.com)
  • Publicado 04 May 2015
  • Última modificación 04 May 2015
  • Impreso: 23
  • Visto: 13642 (promedio diario: 9)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 1
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

El camino hacia la salvación es a través de la creencia de que hay solo Un Dios y que Él es el más indulgente y el más misericordioso. El Islam afirma sin reservas que no existe el pecado original y que Dios no requiere un sacrificio de sangre a fin de perdonar a la humanidad por sus pecados y transgresiones.

"Di: ‘¡Oh, siervos míos que están sumidos en el pecado [perjudicándose a sí mismos]! No desesperen de la misericordia de Dios. Dios tiene poder para perdonar todos los pecados. Él es el Perdonador, el Misericordioso.’" (Corán 39:53)

Cometer errores, fallar en nuestra obediencia a Dios, olvidar, y cometer pecados, todo ello es parte de la naturaleza imperfecta de la humanidad. Ningún ser humano está libre de pecado, no importa cuán bueno parezca ser, y todo ser humano necesita del perdón de Dios. El Profeta Muhammad (Dios lo bendiga) estaba muy consciente de esto cuando le dijo a sus compañeros:

"Por Aquel en Cuyas manos está mi alma, si ustedes no cometieran ningún pecado Dios los suprimiría y traería a otro pueblo que cometiera pecados y luego pidiera perdón en oración."[1]

"Todo hijo de Adán peca, y el mejor de los pecadores es aquel que se arrepiente."[2]

Todos somos vulnerables, todos cometemos pecados y todos necesitamos ser perdonados. Tenemos una necesidad innata de sentirnos cerca de Dios, y Dios en Su infinita sabiduría facilitó el camino hacia el perdón. El Profeta Muhammad experimentó en carne propia la alegría sublime que proviene de sentirse "correcto" con su Señor. Dijo: "Por Dios, yo busco el perdón de Dios y me vuelvo arrepentido hacia Él más de setenta veces al día."[3]

Dios, el Creador, conoce a la perfección a la humanidad, Él conoce nuestras imperfecciones y nuestros defectos, y por ello ha prescrito para nosotros el arrepentimiento y ha dejado abierta la puerta para el arrepentimiento hasta que el Sol salga por el occidente (al acercarse el Día del Juicio).

"Arrepiéntanse ante su Señor y sométanse a Él como musulmanes, antes de que los sorprenda el castigo, y entonces no sean socorridos." (Corán 39:54)

"¡Creyentes! Arrepiéntanse sinceramente ante Dios, puede que así su Señor borre sus faltas y los introduzca en jardines del Paraíso…" (Corán 66:8)

"Pidan perdón a Dios por sus pecados, ¡oh, creyentes!, que así alcanzarán el éxito." (Corán 24:31)

Arrepentirse es tan fácil como acudir a Dios y buscar Su misericordia y Su perdón. En la hora más oscura o en la noche más larga, Dios está esperando que Lo busquemos y nos arrepintamos ante Él.

"Dios extiende Su mano en la noche para aceptar el arrepentimiento de quien pecó durante el día, y extiende Su mano en el día para aceptar el arrepentimiento de quien pecó durante la noche, (y esto continuará) hasta que el Sol se eleve por el occidente."[4]

No hay transgresiones demasiado pequeñas ni pecados demasiado grandes como para que Dios no sea misericordioso con quien acuda a Él. El Profeta Muhammad (Dios lo bendiga) contó la historia de un hombre cuyos pecados parecían ser demasiado grandes como para que él pudiera tener jamás esperanza de obtener misericordia, pero Dios es más sabio y perdonador. Incluso aquellos cuyas vidas parecen destruidas más allá de todo arreglo y hundidas en el pecado, encuentran consuelo.

"Había entre la gente que se presentó ante ti un hombre que había matado a noventa y nueve personas. Él preguntó quién era la persona más sabia del mundo y fue dirigido hacia un ermitaño, así que fue con él y le dijo que había matado a noventa y nueve personas, y le preguntó si podía ser perdonado. El ermitaño le dijo que no, así que lo mató, completando el ciento. Luego preguntó por la persona más sabia del mundo y fue dirigido hacia un erudito. Le dijo que había matado a cien personas y le preguntó si podía ser perdonado. El erudito le dijo: ‘Sí, ¿qué podría interponerse entre tú y el arrepentimiento? Ve a tal ciudad, pues allí hay gente que adora a Dios. Ve y adóralo con ellos, y no vuelvas a tu ciudad porque es un mal lugar.’ De modo que el hombre partió, pero cuando estaba a medio camino, el ángel de la muerte lo alcanzó. Los ángeles de la misericordia comenzaron a discutir con los ángeles de la ira acerca de él. Los ángeles de la misericordia dijeron: ‘Él se había arrepentido y estaba buscando a Dios.’ Los ángeles de la ira dijeron: ‘Él nunca hizo ninguna obra buena.’ Un ángel en forma humana se les acercó y les pidió que decidieran el asunto. Les dijo: ‘Midan la distancia entre las dos tierras (su ciudad natal y la ciudad hacia la que se dirigía), él pertenece a aquella que se encuentre más cerca de donde murió.’ Así que midieron la distancia y encontraron que estaba más cerca de la ciudad hacia la que se dirigía, así que los ángeles de la misericordia se lo llevaron." [5]

En otra versión de esta tradición del Profeta Muhammad (Dios lo bendiga) dice que él estaba más cerca de la ciudad buena por un palmo, así que fue contado entre la gente de dicha ciudad.[6]

El arrepentimiento es esencial para que una persona pueda tener una vida pacífica. La recompensa del arrepentimiento es una buena vida cerca de Dios y cubierta de alegría y paz mental. Sin embargo, hay tres condiciones para el arrepentimiento. Ellas son: dejar el pecado, sentirse arrepentido para siempre de haber cometido el pecado, y tener la resolución de nunca volver al pecado. Si se cumplen estas tres condiciones con sinceridad, Dios perdonará. Si el pecado afectó los derechos de otra persona, hay una cuarta condición, que es restaurar, dentro de lo humanamente posible, los derechos que fueron arrebatados o negados.

La misericordia y el perdón de Dios son tan amplios que Él seguirá perdonando. Si una persona es sincera, Dios le perdonará hasta el momento en que el estertor agónico alcance su garganta.

El reconocido erudito islámico Ibn Kathir dijo: "Con certeza, cuando la esperanza en que la vida continúe disminuye, viene el Ángel de la Muerte a recoger el alma. Cuando el alma alcanza la garganta y es gradualmente extraída, en ese punto no hay arrepentimiento que valga."[7]

El arrepentimiento sincero marca el camino hacia la salvación. La salvación se logra a través de la adoración sincera de Dios. No existe Dios sino Él, el más poderoso, el más misericordioso, el más indulgente.[8]



Pie de página:

[1] Sahih Múslim.

[2] At Tirmidi

[3] Sahih Al-Bujari

[4] Sahih Múslim.

[5] Sahih Al-Bujari, Sahih Míslim.

[6] Sahih Múslim.

[7] Tafsir Ibn Kathir, Capítulo 4, versículo 18.

[8] Para más información sobre el perdón de Dios, véanse los artículos titulados Aceptar el Islam partes 1 y 2 (www.islamreligion.com/es/articles/3727/viewall/).

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version