您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

El Velo Descubierto: La Verdadera situación de la Mujer en el Islam (parte 2 de 3)

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: El velo y sus significados en las tradiciones del Islam y judeo-cristiana, así como también una breve mirada hacia la situación de las mujeres en el Islam. Parte 2: Las mujeres en relación al sexo, educación, y el pecado original en el judaísmo, cristianismo y en el Islam.

  • Por AbdurRahman Mahdi, www.Quran.nu (editado por IslamReligion.com)
  • Publicado 29 Sep 2008
  • Última modificación 22 Jun 2010
  • Impreso: 877
  • Visto: 20356 (promedio diario: 5)
  • Clasificación: 3.8 De 5
  • Clasificado por: 4
  • Enviado por email: 1
  • Comentado: 1

“Y entre Sus signos está haber creado cónyugues de entre vosotros para que encontréis sosiego, y dispuso entre vosotros amor y misericordia. Por cierto que en ello hay signos para quienes reflexionan” (Corán 30:21)

‘La solicitud del Islam, donde sea que haya triunfado, lo ha hecho en su simplicidad. Requiere sumisión a algunas reglas básicas y honradas que son fáciles de mantener, y a cambio ofrece las cosas más hermosas y poco frecuentes, paz mental… su disciplina, seguridad y certezas son atractivas para niñas perdidas en mares agitados de permisividad, cuyas propias familias han sido debilitadas por el rompimiento de las familias de dos-padres, la ausencia de padres y la impermanencia de esposos, si hay esposos en primer lugar, en lugar de novios y "pequeños-padres". Y en muchas sociedades, es la mujer quien sostiene la religión en el hogar y entre los niños’. (Peter Hitchens, Will Britain Convert to Islam?  Mail Sunday, 2/11/03)

“…Ellas son vuestra vestimenta, y vosotros la suya…” (Corán 2:187)

El sexo mismo no es un tabú en el Islam. Por el contrario, ¡las relaciones sexuales legales son consideradas actos de caridad! Renombrada erudita y antigua monja, Karen Armstrong, describe:

‘Muhammed ciertamente no pensó que las mujeres no eran sexualmente atractivas. Cuando su esposa tenía su periodo, él solía reposarse en su regazo, tomar la alfombra para los rezos de su mano, diciendo para el beneficio de sus discípulos: “Tu menstruación no esta en tus manos”. Tomaba de la misma copa, diciendo: "Tu menstruación no está en tus labios”… Los tremendos castigos aplicados a los delincuentes sexuales en algunos países islámicos son porque la sexualidad se valúa, y el ideal ha sido desvasado, no como en el pasado en el Occidente, porque la sexualidad era aberrante.’ (El Evangelio de Acuerdo a la Mujer, 1986:2)

Las tradicionales justificaciones de la Iglesia con respecto a la autoridad del hombre, se heredaron del judaísmo: ¡el demonio inherente de la mujer! De acuerdo a la Biblia, Satanás sedujo a Eva para desobedecer a Dios al comer del árbol prohibido y Eva, en cambio, sedujo a Adán para que comiera con ella. Cuando Dios reprochó a Adán por su desobediencia, Adán le echó la culpa a Eva, y por eso Dios la condenó a ella:

“A la mujer le dijo: Multiplicaré tus sufrimientos en los embarazos y darás a luz a tus hijos con dolor. Siempre te hará falta un hombre, y él te dominará."” (Génesis 3:16) [1]

Era la imagen de Eva como una tentación engañosa que dejó un legado negativo para las mujeres a lo largo del judaísmo y del cristianismo. Pablo, un apasionado judío anti-cristiano, escribió en la Biblia: ‘Que la mujer sea sumisa y sepa aprender en vez de molestar. [12].No permito que la mujer enseñe, ni que quiera corregir a su marido; que se quede tranquila, [13].pues Adán fue formado primero y después Eva. [14].Y no fue Adán el que se dejó engañar, sino la mujer, y por ella vino la desobediencia. [15].Se salvará, por supuesto, gracias a la maternidad, con tal de que lleve una vida ordenada, perseverando en la fe, el amor y la obra de santificación’. (I Timoteo. 2:11-15)[2]

Nuevamente, la concepción de la mujer es radicalmente diferente. El Corán clarifica que Satanás era el único mentiroso en la historia del Jardín, mientras que Adán y Eva reciben la misma culpa por su desobediencia. No existe ninguna prueba de que Eva fuera la primera en comer la fruta prohibida o que ella lo haya tentado a Adán a hacerlo. Los dos Adán y Eva pecaron, pidieron perdón a Dios, y Él debidamente los perdonó:

“Entonces imploraron arrepentidos: ¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos, si no nos perdonas y nos tienes misericordia nos contaremos entre los perdedores.” (Corán 7:22)

Lingüísticamente, en árabe los términos Coránicos para ‘útero’ y ‘piedad’ son sinónimos. Esto es porque, contrario al castigo de Dios, el embarazo en el Islam es visto como una de Sus incontables bendiciones. Además, ¡la noción de que Dios condena al inocente es un tanto blasfema! Y, mientras que el Cristianismo sostiene que todo niño recién nacido es un pecador - el fruto del castigo de su madre, el Islam enseña que todos los niños nacen inocentes y sin pecados en la fitra: una naturaleza monoteísta y recta. Por lo tanto, el que abraza el Islam se dice que vuelve a su religión natural. Es sólo la crianza inmoral que lo convierte en un pecador.

“Quien hiciere una maldad, será castigado acorde a lo cometido; y quien hiciere buenas obras de entre los creyentes, fuere varón o mujer; ingresará al Paraíso y será inmensamente recompensado.” (Corán 40:40)

Las palabras de Pablo, anteriormente mencionadas, también muestran como el pecado de Eva solía justificar las limitadas aspiraciones educacionales de las mujeres. En el Islam, sin embargo, las mujeres son iguales a los hombres en la búsqueda del conocimiento. El Profeta dijo:

“La búsqueda del conociemiento es una obligación para todo musulmán (sea hombre o mujer).” (Ibn Mayah)

Además, la posición más honrada a la que uno puede llegar en la sociedad musulmana es a la de erudito (el Islam no tiene sacerdocio). La esposa del Profeta, Aa’isha, de la cual los compañeros adquirieron conocimientos, no es mas que un ejemplo de mujeres sabias que imprimieron gran influencia de la sociedad Islámica. Cómo lo fueron muchas maestras del célebre sabio, guerrero y maestro de las ciencias islámicas, Ibn Taymiyya (d. 1328).

“…Dile [¡Oh, Muhámmad!]: ¿Acaso son iguales quienes saben [los preceptos de su Señor y los ponen en práctica] y quienes no saben? Y por cierto que sólo reflexionan los dotados de intelecto...” (Corán 39:9)



Footnotes:

[1] La traducción utilizada del versículo es de la  Biblia Latinoamericana.

[2] Los padres fundadores de la Iglesia, hombres que formularon las creencias cristianas y canonizaron la Biblia, sostenían este punto de vista: ‘¿No saben que son cada uno una Eva?’ la sentencia de Dios a este sexo en sus vidas se encuentra en la edad: la culpa debe ser necesaria para vivir también. Son la entrada del demonio: los insellantes del árbol prohibido: los primeros desertores de la ley divina: son la que persuadió al que el demonio no fue lo suficientemente valiente para atacar. Ustedes hombres destruyen tan fácilmente la imagen de Dios. (San. Tertullian)

“La mujer es la hija de la falsedad, una centinela del Infierno, el enemigo de la paz, a través de ella Adán perdió el Paraíso”. (San John Damascene)

‘Dios creo a Adán Señor de todas las criaturas vivientes, pero Eva arruinó todo. Las mujeres deben permanecer en sus hogares, estar quietas, mantener la casa y criar los hijos. Y si ellas (mujeres) se cansan o, hasta, mueren (por parir), no es un problema. Déjenlas morir trayendo niños al mundo, es por eso que ellas están allí'. (Martin Lutero).

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas
Comentarios del Usuario Ver Comentarios

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version