您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

El Propósito de la Vida (parte 1 de 3): la Razón y la Revelación

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: ¿Es la razón un recurso suficiente en la búsqueda del propósito de la vida?

  • Por IslamReligion.com
  • Publicado 31 Mar 2008
  • Última modificación 17 Aug 2008
  • Impreso: 475
  • Visto: 18739 (promedio diario: 5)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 2
  • Enviado por email: 1
  • Comentado: 1

Introducción

¿Cuál es el verdadero significado y propósito de la vida?  Esta es, quizás, la pregunta más importante que se ha hecho alguna vez el ser humano.  Algunos filósofos han considerado que es la pregunta fundamental que el hombre se ha planteado a lo largo de las diferentes épocas.  Científicos, historiadores, filósofos, escritores, psicólogos, y el hombre en general, luchan con esta pregunta en algún momento de sus vidas.

¿Es la Razón una guía suficiente?

¿Por qué los seres humanos nos alimentamos?  ¿Por qué dormimos?  ¿Por qué trabajamos?  Las respuestas que encontraremos a estas preguntas son todas similares.  ‘Me alimento para vivir’.  ‘Duermo para descansar’.  ‘Trabajo para sustentarme a mí y a mi familia’.  Pero cuando preguntamos cual es el propósito de la vida, las personas quedan confundidas.  Podemos ver su confusión por el tipo de respuestas que dan.  Los jóvenes pueden decir: “yo vivo para la borrachera y ver chicas en bikinis”.  El profesional de edad avanzada podría decir: “yo vivo para ahorrar lo suficiente para una jubilación cómoda”.  El hombre mayor probablemente diría: “yo me he estado preguntando por qué estoy aquí la mayor parte de mi vida.  Si hay un propósito, ya no me interesa”.  Y quizás la respuesta más común será: “¡realmente no lo sé!”

Entonces, ¿Cómo se descubre el propósito de la vida?  Al respecto tenemos básicamente dos opciones.  La primera es permitir a ‘la razón’ que nos guíe.  Después de todo, el esclarecimiento racional nos dio la ciencia moderna basada en la observación cuidadosa del mundo natural.  Pero… ¿Los filósofos, con su método racional, lo han deducido?  Albert Camus describió la vida como “un absurdo”; Jean Paul Sartre habló de “angustia, abandono y desesperación”.  Para estos existencialistas, la vida no tiene ningún significado.  Los Darwinistas pensaron que el significado de vida era reproducirse.  Will Durant, haciéndose eco de las dificultades del hombre postmoderno, escribió: “La fe y la esperanza desaparecen; la duda y la desesperación están a la orden del día… no es que nuestras casas y nuestras tesorerías estén vacías, sino que están vacíos nuestros corazones”.  Cuando se trata de describir el significado de la vida, incluso los filósofos más sabios caen en conjeturas.  Will Durant, el filósofo norteamericano más notable del último siglo, y el Dr. Hugh Murhead, profesor de filosofía en la Universidad de Illinois, escribieron cada uno un libro titulado ‘El Significado de Vida’.  Ellos consultaron a los filósofos más conocidos, científicos, escritores, políticos, e intelectuales de su tiempo, preguntándoles: ¿Cuál es el significado de la vida?  Luego ambos publicaron sus respuestas.  Algunos de los consultados ofrecieron sus mejores conjeturas, algunos admitieron que ellos simplemente se habían amoldado a un propósito en la vida, y otros fueron lo suficientemente honestos para decir que estaban desorientados al respecto.  ¡De hecho, varios intelectuales famosos les pidieron a los autores que cuando concluyeran su investigación, les volvieran a escribir para informarles si el propósito de la vida había sido descubierto!

Permitamos a los Cielos “hablar”

Si el filósofo no tiene ninguna respuesta definitiva, quizás la respuesta puede encontrarse dentro de nuestro corazón y nuestra mente.  ¿Ha mirado alguna vez el cielo en una noche clara?  Usted verá un número incalculable de estrellas.  Hágalo a través de un telescopio y verá las galaxias en espirales gigantescas, hermosas nebulosas donde nuevas estrellas están comenzando a formarse, los remanentes de la explosión de una antigua supernova creada al morir una estrella, los magníficos anillos de Saturno y las lunas de Júpiter.  ¿Es posible no ser conmovido por la vista de estas estrellas innumerables en el cielo nocturno, que brillan como polvo de diamante en un terciopelo negro?  Existen multitudes de estrellas más allá de las estrellas, extendiéndose hasta lo insondable.  La grandeza del universo nos humilla, nos estremece, nos inspira un anhelo por la investigación, y demanda nuestra contemplación.  ¿Cómo es que existe todo esto?  ¿Cómo nos relacionamos con esto, y cual es nuestro lugar en el universo?  ¿No podemos oír a los cielos “hablar”?

“Verdaderamente, en la creación de los cielos y de la tierra, y en la sucesión de la noche y el día hay, ciertamente, mensajes para todos los dotados de intelecto, los que recuerdan a Dios, de pie, sentados o cuando se acuestan, y meditan sobre la creación de los cielos y de la tierra: “¡Oh, Sustentador nuestro!  No creaste nada de esto sin un significado y un propósito.  ¡Infinita es Tu gloria!” (Corán 3:190-191)

Cuando leemos un libro, aceptamos que su autor existe.  Cuando vemos una casa, aceptamos que su constructor existe.  Las dos cosas fueron hechas con un propósito por sus autores materiales.  El diseño, orden y complejidad del universo entero, así como el mundo alrededor nuestro, son la evidencia de la existencia de una Inteligencia Suprema, un Diseñador Perfecto.  Todos los cuerpos celestes son controlados por leyes precisas de la Física.  ¿Puede existir leyes sin un legislador?  El científico inventor del cohete, el Dr. Von Braun dijo: “Las leyes naturales del universo son tan precisas que si construyéramos una nave espacial para volar a la luna podríamos cronometrar el vuelo con la precisión de un fragmento de un segundo.  Estas leyes deben de haber sido fijadas por alguien”.  Paul Davies, profesor de física, concluye que la existencia del hombre no es una sinrazón del destino.  Él dijo: “Nuestra presencia aquí ha sido planeada”.  Y dice con respecto al universo: “A través de mi trabajo científico, yo he llegado a creer cada vez más fuertemente que el universo físico encierra un ingenio asombroso; así que no puedo aceptarlo meramente como un hecho aleatorio y casual.  Allí debo, a mi entender, entrar en un nivel más profundo de explicación”.  El universo, la tierra y los seres vivientes en la tierra, todos dan silencioso testimonio de un Creador inteligente y poderoso.

Figura Núm.2, región central de la Nebulosa Trifid, tomada por el Telescopio Géminis ubicado en Mauna Kea en la Isla Grande de Hawai, el 5 de junio de 2002.  Localizada en la constelación de Sagitario, la nebulosa no sólo es una hermosa imagen, es una nube dinámica de gas y polvo dónde las estrellas están naciendo.  Una de las gigantes estrellas del centro de la nebulosa nació hace aproximadamente 100.000 años.  La distancia entre esta nebulosa y el Sistema solar es de aproximadamente 2.200 a 9.000 años luz.

 

Imagen cortesía del Observatorio Géminis, Image/GMOS.

 

Si nosotros fuimos hechos por un Creador, entonces ciertamente ese Creador debe de haber tenido una razón, un propósito para crearnos.

Entonces, es importante buscar conocer el propósito de nuestra existencia.  Después de deducir que existe un propósito, podemos escoger si queremos vivir en la armonía con él o no.  Pero… ¿es posible saber lo que se espera de nosotros abandonándonos a nuestros instintos más bajos, sin ningún tipo de comunicación con el Creador?  Es natural que el propio Dios nos informara de este propósito, sobre todo si se espera que nosotros lo cumplamos.

La alternativa a la especulación: Pregúntele a Dios

Esto nos trae a la segunda opción: la alternativa a la especulación sobre el significado y propósito de vida es La Revelación.  La manera más fácil de descubrir el propósito de una invención es preguntarle al inventor.  Para descubrir el propósito de su vida, pregúntele a Dios.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas
Comentarios del Usuario Ver Comentarios

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version