您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Derechos Humanos en el Islam (parte 2 de 3): Artículos 1, 2 y 3

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: Sólo Dios concede los verdaderos derechos humanos.

  • Por Aisha Stacey (© 2011 IslamReligion.com)
  • Publicado 30 May 2011
  • Última modificación 30 May 2011
  • Impreso: 156
  • Visto: 10987 (promedio diario: 4)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

Descripción: http://www.islamreligion.com/articles/images/Human_Rights_in_Islam_%28part_2_of_3%29_001.jpgEl Islam es la religión revelada para toda la humanidad. No es exclusiva para los árabes o asiáticos, hombres o mujeres, los ricos o los oprimidos. El Islam es la religión y la forma de vida que asegura que la humanidad esté en capacidad de acceder a todos sus derechos. Tiene sentido pensar que Aquel Quien nos creó nos conozca aún mejor que nosotros mismos, y que Él (Dios) nos ha dado acceso a todo el conocimiento que necesitamos para llevar una vida feliz y segura.

Los musulmanes creen que este conocimiento es accesible a través del Corán y las tradiciones auténticas del Profeta Muhammad, que la misericordia y las bendiciones de Dios sean con él, y que está garantizado por la Shariah (la Ley Islámica). El Islam establece un marco legal e incorpora un código de ética diseñados para proteger los derechos de un individuo, incluyendo su derecho a vivir en una sociedad segura.

El Profeta Muhammad dijo: “Todo aquel que se despierta (por la mañana) con la sensación de que está seguro en su comunidad, libre de dolencias y de enfermedades en su cuerpo, y que tiene suficiente provisión para ese día, es como si fuera el dueño del mundo entero”. (Tirmidhi)

La Shariah se ocupa de preservar cinco derechos básicos: el derecho a practicar la religión, la protección de la vida, la salvaguarda de la mente o el intelecto, la preservación del honor y la familia, y la sacralidad de la riqueza y la propiedad. Una comunidad unificada establece una base moral y ética en la que los derechos individuales son respetados. Aunque los derechos de los individuos son de gran preocupación, no se permite que éstos eclipsen los derechos de la comunidad.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos contiene 30 artículos. Éstos se esfuerzan por asegurar la vida, la libertad y la seguridad de todos los hombres, mujeres y niños. No hay duda de que la preservación de esta declaración es un acto de justicia; sin embargo, cada artículo ha sido abordado adecuadamente en el pasado por las palabras de Dios en el Corán y en las tradiciones del Profeta Muhammad.

Artículos 1 y 2

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y en derechos. Dotados como están de razón y de conciencia, deben comportarse unos con otros en un espíritu de hermandad.

Toda persona tiene derecho a todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distingo alguno de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, propiedad, nacimiento o cualquier otro estatus. Además, no se hará distinción sobre la base de estatus político, jurisdiccional o internacional del país o territorio al que pertenece una persona, ya sea independiente, colonia, estado no autónomo, o bajo cualquier otra limitante de su soberanía.

Corán y Tradiciones

Hay muchos versículos en el Corán que señalan la dignidad, la igualdad y la hermandad de la humanidad. Además, Dios deja claro que los derechos y libertades están garantizados para todos, sin distingos de raza, sexo, origen social, nacionalidad, idioma, color o estatus.

“¡Oh, humanos! Os hemos creado a partir de un hombre [Adán] y una mujer [Eva], y [de su descendencia] os congregamos en pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros. En verdad, el más honrado de vosotros ante Dios es el más piadoso. Ciertamente Dios es Omnisciente y está bien informado de lo que hacéis”. (Corán 49:13)

Dios creó a la humanidad para que actuara como vicario en la Tierra, los seres humanos fueron establecidos por encima de los animales, aves y peces, y se les ha dado una tarea de gran responsabilidad.

“¿Acaso no veis que Dios os sometió todo cuanto hay en los cielos y en la Tierra, y os colmó de Sus gracias, las cuales podéis apreciar algunas y otras no?” (Corán 31:20)

El primer hombre, Adán, el padre de la humanidad, fue honrado y tratado con el debido respeto y dignidad. Dios sopló el alma humana en él, le dio forma con Sus propias manos y les ordenó a los ángeles que se inclinaran ante él. Al honrar a Adán, Dios se aseguró de que toda la humanidad fuera merecedora de dignidad y respeto. El Islam también deja claro que toda la humanidad desciende de Adán y que, por lo tanto, todos somos hermanos y hermanas unos de otros.

“Recuerda [¡Oh, Muhammad!] cuando tu Señor dijo a los Ángeles: Voy a crear un hombre de barro. Y cuando lo haya plasmado y haya soplado en él su espíritu, haced una reverencia ante él”. (Corán 38:71-72)

Dios dice en el Corán (49:10) que los creyentes no son menos que hermanos unos de otros, y el Profeta Muhammad continuamente recalcó la necesidad de mantener los lazos de amistad. Él dijo que ninguna persona podría alcanzar la verdadera piedad hasta que deseara para su hermano (o hermana) lo que desea para sí mismo[1].

Cuando el Profeta Muhammad se dio cuenta de que pronto sería regresado a su amado Dios, se dirigió a toda la humanidad con palabras profundas y bellas que se conocen como el Sermón de Despedida. Miró hacia abajo a más de 100.000 seguidores que estaban de pie en las llanuras de Arafat, y dijo: “Toda la humanidad proviene de Adán y Eva, un árabe no es superior a un no-árabe, ni un no-árabe tiene superioridad sobre un árabe. Un blanco no tiene superioridad sobre un negro ni un negro tiene superioridad sobre un blanco, excepto en la piedad y las buenas acciones. Aprendan que cada musulmán es hermano de todo musulmán, y que los musulmanes constituimos una hermandad”[2].

Artículo 3

Toda persona tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad.

Corán y Tradiciones

“Decretamos […] que quien mata a una persona sin que ésta haya cometido un crimen o sembrado la corrupción en la Tierra es como si matase a toda la humanidad. Y quien salva una vida es como si salvase a toda la humanidad”. (Corán 5:32)

Dios deja claro en el Corán que la vida humana es sagrada. La sangre no puede ser derramada ni la vida tomada sin una justificación. El derecho a la vida es inherente a los dogmas del Islam y es dado por Dios en igual medida para cada ser humano que ha habitado o que habitará este planeta Tierra. La vida, así como el honor y la dignidad integrales que implica, es considerada el mayor regalo. Nos es dada por nuestro Creador como un préstamo. Estamos obligados a cuidar unos de otros y a nosotros mismos. El suicidio por la falta de esperanza en la misericordia de Dios o por cualquier otra razón está totalmente prohibido. La santidad del cuerpo es inviolable, y los cuerpos de los muertos deben ser manejados con cuidado y vestidos con solemnidad.

“Diles: Venid que os informaré lo que vuestro Señor os ha prohibido: No debéis asociarle nada y seréis benevolentes con vuestros padres, no mataréis a vuestros hijos por temor a la pobreza, Nosotros Nos encargamos de vuestro sustento y el de ellos, no debéis acercaros al pecado, tanto en público como en privado, y no mataréis a nadie que Dios prohibió matar, salvo que sea con justo derecho. Esto es lo que os ha ordenado para que razonéis”. (Corán 6:151)

En su Sermón de Despedida, el Profeta Muhammad nos recordó la importancia de los derechos humanos en el Islam. Él dijo: “Respecto a la vida y la propiedad, son un préstamo sagrado. Devuelvan los bienes que se les han encomendado a sus legítimos propietarios. No dañen a nadie para que nadie les haga daño. Recuerden que se reunirán indefectiblemente con su Señor y que Él tomará efectivamente en cuenta sus obras”.



Footnotes:

[1] Sahih Al-Bujari.

[2] El texto del Sermón de Despedida puede hallarse en Sahih Al-Bujari y en Sahih Muslim, y en los libros de At Tirmidhi y del Imam Ahmad.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version