您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Cómo comportarse al ser afligido por laenfermedad (parte 2 de 2): La piedad de Dios no tiene límites

Clasificación:   
Tamaño fuente:

Descripción: Pasos prácticos a seguir cuando padecemos una enfermedad o una lesión.

  • Por Aisha Stacey (© 2013 IslamReligion.com)
  • Publicado 17 Jun 2013
  • Última modificación 17 Jun 2013
  • Impreso: 65
  • Visto: 7037 (promedio diario: 3)
  • Clasificación: 5 De 5
  • Clasificado por: 2
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

En la primera parte discutimos acerca de soportar las pruebas con paciencia y que nada ocurre sin el permiso de Dios.

“Él posee las llaves de lo oculto y nadie más que Él las conoce. Él sabe lo que hay en la costa y en el mar. No hay hoja de árbol que caiga sin que Él lo sepa, ni grano en el seno de la tierra, o algo que esté verde o seco, sin que se encuentre registrado en un libro evidente”. (Corán 6:59)

Cuando nos afligen la enfermedad y las lesiones, las razones pueden no ser obvias o quizás estén más allá de nuestro entendimiento. Sin embargo, Dios solo quiere el bien para la humanidad. Podemos, por lo tanto, estar seguros de que hay una gran sabiduría detrás de las aflicciones, y que estas se nos presentan con la oportunidad para que desarrollemos una relación más estrecha con Dios. Como humanos, tenemos por supuesto libre albedrío y somos libres de elegir nuestro propio curso de acción en cualquier situación que se nos presente, pero la mejor reacción es la paciencia y la aceptación.

El Profeta Muhammad, que la misericordia y las bendiciones de Dios sean con él, nos informó que seremos probados de acuerdo a nuestro nivel de fe, y que el bien duradero que viene con estas pruebas será la purificación de nuestros pecados. Él dijo que un hombre será puesto a prueba según el nivel de su compromiso religioso, y que las pruebas seguirán afectando al siervo de Dios hasta que deje de caminar por la faz de la Tierra sin cargar pecado en lo absoluto[1].

Cuando la enfermedad o las lesiones nos sobrevienen, es natural sentir miedo. A veces podemos sentir resentimiento, preguntarnos por qué Dios ha permitido que esto nos ocurra. Cuestionamos y nos quejamos, pero en realidad esto no sirve para nada, excepto para acentuar nuestra pena o sufrimiento. Dios, en Su sabiduría y misericordia infinitas, nos ha dado orientaciones claras sobre cómo comportarnos cuando nos afectan las enfermedades o las lesiones. Si seguimos estas pautas, es posible sobrellevar las aflicciones con facilidad e incluso estar agradecidos. Cuando le sobrevienen enfermedades o lesiones, el creyente pone su confianza en Dios, expresa agradecimiento por cualquier condición que Dios haya decretado para él, y busca ayuda médica.

El tratamiento médico está permitido en el Islam, y buscar ayuda médica no niega ni anula la idea de poner la confianza de uno en Dios. El Profeta Muhammad dejó esto claro cuando dijo: “Ninguna enfermedad ha sido decretada sin que tenga una cura”[2]. Un creyente debe ir al doctor en busca de tratamiento de enfermedades y lesiones. Debe buscar un diagnóstico y una cura para enfermedades mentales o condiciones emocionales. Sin embargo, hay algunas estipulaciones, por ejemplo, que no debe buscarse la cura en algo prohibido como el alcohol. Dios no pone la cura en algo que Él ha prohibido.

No es permisible buscar curas en adivinos, hechiceros, lectoras de manos y otros charlatanes de cualquier tipo. Estas personas afirman tener conocimiento de lo oculto, lo que es imposible, y solo tratan de extorsionar a la gente y alejarlos del Único Dios Verdadero. Dios ha prohibido también el uso de amuletos y objetos para la suerte para protegerse contra la enfermedad y las lesiones. Todo poder y toda fuerza provienen solo de Dios. Invocar a cualquier otro en lugar de Dios para que nos cure o nos salve es un pecado muy grave.

Mientras buscas tratamiento o cura en este mundo físico, es importante buscar también cura a través de remedios espirituales. Lo primero a hacer es pensar positivamente sobre Dios, confirmar tu creencia en Él, y contemplar Sus nombres y atributos. Él es el Más Misericordioso, el Más Amoroso y el Más Sabio. Se nos aconseja nombrarlo por aquellos de Sus nombres que sean más apropiados para nuestras necesidades.

“A Dios pertenecen los nombres más sublimes, invócalo a través de ellos”. (Corán 7:180)

Dios no nos ha abandonado a los problemas, pruebas y tribulaciones de este mundo, Él nos ha brindado orientación y las armas más poderosas contra el tormento y la angustia: el Corán, palabras de conmemoración y súplicas, y la oración[3]. A medida que avanzamos en el siglo XXI, hemos comenzado a contar con ayuda médica en lugar de remedios espirituales auténticos; sin embargo, utilizar los dos mano a mano puede ser mucho más efectivo y veloz. En ocasiones la enfermedad persiste, en otras las lesiones se hacen crónicas; pero a veces la mala salud puede darnos una gran iluminación espiritual.

¿Con qué frecuencia hemos escuchado gente con enfermedades debilitantes o una invalidez terrible, agradeciendo a Dios por sus condiciones, o hablando acerca de cómo el dolor y el sufrimiento dan bendiciones y beneficios a nuestras vidas? Cuando nos sentimos solos y angustiados, Dios es nuestra única salida. Cuando el dolor y el sufrimiento se hacen insoportables, cuando no hay nada más que miedo y miseria, es cuando alcanzamos a Quien puede darnos la redención: Dios. La total confianza y la sumisión completa a la voluntad de Dios nos dan la alegría y la libertad que se conocen como la dulzura de la fe. Es paz y tranquilidad, y le permite a uno aceptar todas las condiciones que este mundo le brinda, las buenas, las malas, las feas, las dolorosas, las angustiantes y las felices.

Finalmente, es importante entender que las enfermedades y las lesiones pueden ser la forma en que Dios nos purifica. Como seres humanos, no somos perfectos, cometemos errores, hacemos obras malas, e incluso desobedecemos deliberadamente los mandamientos de Dios.

“Si los aflige una desgracia, es consecuencia de [los pecados] que sus propias manos han cometido, a pesar de que Dios les perdona muchas faltas [por Su gracia]”. (Corán 42:30)

La piedad de Dios nunca debe ser subestimada. Él nos pide que busquemos Su perdón. El Profeta Muhammad nos recordó que Dios espera que nos volvamos hacia Él. En la última parte de la noche, cuando la oscuridad cubre por completo la tierra, Dios desciende al cielo más bajo y le pregunta a Sus siervos: “¿Quién Me está haciendo una súplica? Se la responderé. ¿Quién está buscando algo de Mí? Se lo concederé. ¿Quién está buscando Mi perdón? Se lo daré”[4].

A menudo, la desgracia y el sufrimiento nos ocurren debido a nuestras propias acciones. Elegimos cometer pecados, pero Dios nos purifica a través de la pérdida de riqueza, de salud, o de las cosas que amamos. A veces sufrir ahora, en este mundo, significa que no sufriremos por toda la eternidad; a veces todo el dolor y la angustia significan que alcanzaremos una estación más alta en el Paraíso.

Dios conoce la sabiduría detrás del porqué les ocurren cosas buenas a personas malas, o por qué les ocurren cosas malas a personas buenas. En general, cualquier cosa que nos haga acudir a Dios es algo bueno. En tiempos de crisis, la gente se acerca a Dios, mientras que en tiempos de comodidad solemos olvidar Quién ha originado la comodidad. Dios es el Proveedor y Él es el Más Generoso. Dios quiere recompensarnos con vida eterna, y si el dolor y el sufrimiento nos pueden garantizar el Paraíso, entonces la mala salud y las lesiones son una bendición. El Profeta Muhammad dijo: “Si Dios quiere hacerle el bien a alguien, lo aflige con pruebas”[5].

Cuando las enfermedades atacan, el mejor curso de acción es agradecer a Dios, procurar acercarnos a Él, buscar ayuda médica, y contar las bendiciones que Él ha puesto sobre nosotros.



Footnotes:

[1] Ibn Mayah.

[2] Al Bujari.

[3] Para una explicación del poder sanador del Corán, por favor lee el artículo La salud en el Islam, parte 2.

[4] Sahih Al Bujari, Sahih Muslim, Málik, At Tirmidi, Abu Dawud.

[5] Sahih Al Bujari.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version