L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Zainab, Exchistiana, Estados Unidos (parte 1 de 2)

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: Una muchacha se involucra de lleno con el Cristianismo pero siente que algo falta.

  • Por Zainab
  • Publicado 14 Jan 2013
  • Última modificación 14 Jan 2013
  • Impreso: 57
  • Visto: 5773 (promedio diario: 2)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

Esta es una descripción extensa y detallada de los temas sobre los que más me preguntan; mi vida espiritual, mi conversión, la respuesta de mi familia a mi conversión y mis planes futuros en el Islam.

“No, no me convirtió un hombre.”

Mi Vida Espiritual:

He estado enamorada de Dios desde que era pequeña. Como muchos niños, miraba fijamente las nubes o las estrellas y me preguntaba quién, qué, dónde, por qué y cómo era Dios. Tratando de verificar Su presencia, hice algunos cuasi experimentos para hallar pruebas. Por ejemplo, poner un vaso en una mesa y pedirle a Dios que lo moviera, para probar Su existencia. Al no obtener resultados, cambié el objeto, el tiempo, e intenté hacerlo sin mirar (quizás Dios no quería que yo viera cómo lo movía). En otra ocasión, probé diferentes métodos de oración para ver cuál de ellos “funcionaba”. Entre otras muchas cosas, intenté rezando sobre mi rostro, de rodillas, de pie, recostada, cerrando los ojos, teniendo buena postura, enderezando mis dedos, rogándole a Él, y ofreciendo un sacrificio del tipo “Dios, si me ayudas a obtener una bicicleta, nunca volveré a comer helados.” Después de un tiempo, me di cuenta de que si Dios hiciera lo que yo le pedía para probarme Su existencia, o si hubiera un método de oración que garantizara el resultado de mi deseo, entonces yo sería Dios, y no Él.

Fui criada como cristiana, y mientras crecía, asistí a diferentes iglesias de distintas denominaciones y le pregunté a los ministros cómo estaban seguros de que Dios existía. Yo pensaba que esa sería la pregunta que más le hacían a ellos, pero para mi sorpresa, a ellos casi nunca les preguntan eso, y aún más sorprendente, a la mayoría parece no gustarle que se lo pregunten. Al final, conocí a un pastor que no tenía miedo de esta pregunta, quien de hecho, la amaba, y quien disfrutaba y apreciaba la honestidad genuina de un alma inquieta.

Él era un intelectual - Rice University - Suma Cum Laude, pero más importante, era un individuo muy espiritual. Respondió cada pregunta que yo tenía, me presentó muchas teorías y principios espirituales, y me ayudó a transformar mi vida de orante del comportamiento infantil de pedirle a Dios por todo, como si mis oraciones fueran un listado de regalos deseados, hacia el orante y seguidor maduro y meditativo que escucha la guía divina y sigue Su dirección. Mi vida estaba bendita al haberlos conocido a él y a su esposa.

Comencé a enseñarles a los niños en la escuela dominical cuando tenía 16 años. Amaba enseñarles a los niños sobre Dios más que cualquier otra actividad en el mundo, y creo que a través de Él, este es mi mejor talento. Tengo muchas anécdotas divertidas sobre mis experiencias enseñando, sin embargo, si me detengo en ello, esta página ya demasiado larga se haría mucho más extensa.

Un año después, se me pidió que comenzara el entrenamiento de liderazgo cristiano. Fue una experiencia muy valiosa, pues además de los principios espirituales útiles, aprendí que se les enseña a los pastores en términos de fortaleza y debilidad de los argumentos para el Cristianismo. Esto me dio una base fuerte y única para argumentar el Islam sobre el Cristianismo.

Al año siguiente, se me pidió servir en un Equipo de Ministros de Sanación para ayudar a aquellos que tenían dificultades físicas, espirituales o emocionales. Me sentí muy afortunada de servir en este ministerio puesto que estaba rodeada de las mejores personas en la mejor iglesia a la que jamás hubiera asistido. Era mucho más joven e inexperta que los demás del grupo y estaba completamente fuera de mi liga. Sin embargo permanecí con ellos, puesto que tenían un conocimiento que yo deseaba. Siempre quise saber “qué decir” y “qué no decir” a aquellos en circunstancias graves. Decidí que a menos que el resto del equipo creyera que yo no daba la talla, yo no les diría nada al respecto. Una vez más, sentí que mi vida había sido bendecida inmerecidamente al poder salir y aprender con aquellos que más admiraba. A veces pensaba, debido a que estaba lejos de su nivel avanzado, que miraría por la habitación y comenzaría a cantar mentalmente aquel tema de “Plaza Sésamo”:

 “Una de estas cosas no es como las otras, es diferente de todas las demás...”

También tengo muchas anécdotas divertidas e interesantes de este trabajo con el Ministerio de Sanación, pero nuevamente, este texto se haría mucho más largo.

En algún momento, comencé a reflexionar acerca de mis compañeros de equipo, la gente que yo creía la más selecta y sabia espiritualmente. Aunque eran superiores a mi en todo sentido, pensé para mis adentros que no estaban donde yo quería estar cuando llegara a su edad. Percibía una distancia de Dios en el Cristianismo. Discutí esto con mi pastor, afirmándole que quería desarrollar mi relación con Dios. Él me sugirió que intentara rezando más veces durante el día, y mencionó que los musulmanes rezan cinco veces diaria lo que se supone que ayuda en este asunto. Por supuesto, él no estaba tratando de hacerme interesar por el Islam. Pero lo hizo.

Tuve otras dificultades con el Cristianismo. El concepto de que el cielo sólo puede alcanzarse a través de tener a Jesús como tu Salvador sin que las buenas o malas obras tengan relevancia en el plan general, era una idea que, para mí, desafiaba el sentido común. Teóricamente, en el Cristianismo, una persona que peca todo el día, todos los días de su vida, irá al cielo si acepta a Jesús como su Salvador un segundo antes de morir. El hombre que siempre hizo el bien, cada día de su vida, pero no aceptó a Jesús como su Salvador, es sentenciado al fuego eterno. ¿Qué sentido tiene eso? Hay muchos otros problemas con el Cristianismo, pero no entraré en detalle en este punto.

 

 

Zainab, Exchistiana, Estados Unidos (parte 2 de 2)

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: Zainab encuentra más cosas en común con sus amigos musulmanes que con los cristianos, y finalmente decide leer sobre el Islam.

  • Por Zainab
  • Publicado 14 Jan 2013
  • Última modificación 14 Jan 2013
  • Impreso: 57
  • Visto: 5689 (promedio diario: 2)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

También me involucré en el Ministerio Estudiantil Cristiano. Siempre preferí tener amigos cristianos a aquellos no cristianos debido a que así pensamos todos de forma más parecida. Y aunque tenía muchas buenas amigas cristianas, también sentía una falta de cercanía con ellas debido a diferencias de opinión sobre lo que constituye una vida piadosa, por ejemplo salir con novios, beber alcohol, ir de fiesta, etc. Siempre me preguntaban si yo tenía algún problema y se burlaban de mi cuando rechazaba invitaciones a bares, sitios de baile, etc. Esto me hacía sentir muy mal interiormente.

Un día conocí a varias hermanas musulmanas, y sentí un lazo instantáneo, como nunca antes lo había sentido. Al igual que yo, ellas no salían con chicos, maldecían, bebían ni ninguno otro de una larga lista de vicios. Fue muy emocionante conocer a otros con quienes estuviera de acuerdo en tantos temas. Me sorprendió saber que había otra persona en el planeta similar a mí. No tenía idea de que tal criatura existiera.

Ya que era la segunda vez que los musulmanes llamaban mi atención, decidí que debía investigar sobre el Islam, así que llamé a una mezquita y fui allí para hallar orientación. Me dieron una copia del Corán y comencé a leerlo. Poco a poco mi enfoque comenzó a trasladarse del Cristianismo hacia el Islam. Al principio dejé de enseñar la parte de que “Cristo es el Salvador” en mis lecciones de la escuela dominical, y opté por lecciones morales cada semana. Sin embargo, pronto no pude mirar a los niños a los ojos cuando les enseñaba porque sentía que era hipócrita con ellos y sus padres, quienes esperaban que yo fuera un modelo de cristiana a seguir.

Después, durante mis oraciones, sentí que Dios me guiaba para que dejara de enseñar catequesis y fuera a diferentes iglesias los domingos para investigar el crecimiento de la iglesia. Por ejemplo, cuando hay dos iglesias en la misma calle, ¿por qué una tiene 500 miembros y la otra 5.000? En ese momento, eso no tenía sentido para mi, pero me sentí muy urgida por Dios a hacer eso, y había aprendido que si estás seguro de que Dios te está guiando en una dirección, y estas seguro de que es Dios y no tu instinto o tus deseos, es mejor que lo hagas si quieres tener la mejor vida. Había ignorado Su guía en el pasado y había fallado muchas veces. (Hay más anécdotas divertidas aquí para otra ocasión).

No discutí sobre el Islam con nadie porque sentía que estaba traicionando a toda mi familia y amigos cristianos, y ni siquiera lo discutí con mis amigas musulmanas porque no quería que hubiera ninguna presión sobre mi decisión. Poco a poco, sin darme cuenta, comencé a cambiar mis creencias del Cristianismo hacia el Islam. No fue una transformación rápida ni sencilla, porque toda mi vida estaba fundamentada en el Cristianismo, sin embargo, se transformó.

Un día, una amiga musulmana en la escuela me preguntó qué disfrutaba hacer cuando no estaba en la escuela. Le dije que mi actividad favorita era enseñar catequesis. Me preguntó dónde enseñaba y le dije que no estaba enseñando en ninguna parte. Me preguntó por qué, si era mi actividad favorita, no la estaba haciendo. Fue en ese punto que me di cuenta que había cambiado sin siquiera darme cuenta. Sabía que nunca volvería a enseñar en la escuela dominical, porque ya no era cristiana, sino que posiblemente, era musulmana. Mis creencias ahora eran sólidamente islámicas.

Fue una de las cosas más difíciles que he admitido, creo que estaba esperando volver finalmente al Cristianismo para que mi vida fuera más fácil, pero no fue así. De modo que comencé a responderle lentamente que ya no creía en el Cristianismo, asombrada y triste al comprender esto. Fue muy difícil pronunciar esas palabras. Ella me preguntó por qué, así que le expliqué que había leído el Corán y creía en su contenido, al contrario de lo que había en la Biblia. Ella me preguntó: “¿Entonces eres musulmana?” Le dije: “En realidad no sé que define a alguien como musulmán.” Ella me hizo varias preguntas sobre mis creencias, y luego me dijo que yo era musulmana y que sólo necesitaba convertirme. Le pregunté cómo se convierte una persona, y me dijo: “Sólo debes repetir estas palabras después de mí,” y así lo hice. De modo que experimenté la muerte de mi Cristianismo y el nacimiento de mi Islam en el espacio de unos pocos minutos. Sobra decir que ese momento está grabado permanentemente en mi cerebro, in sha Allah [Dios mediante].

Estaba muy emocionada, pero tenía que estar segura de que lo que creía que había ocurrido, había ocurrido en realidad. No quería ser como una veleta ante esta decisión, es decir, ser musulmana un día y cristiana al siguiente, musulmana al otro día y de regreso al Cristianismo, de modo que me reuní con cuatro Imames para saber exactamente lo que significa ser musulmán, y esto terminó con la misma conclusión de que soy musulmana.

Al mes siguiente, estaba abrumada con la sensación de estar en casa. Sentía que lo que había buscado toda mi vida lo había encontrado, y por primera vez estaba en el hogar al que pertenecía. A menudo tengo la sensación de que siempre he sido musulmana, pero Dios decidió que serviría más a Su interés que naciera en un ambiente cristiano, así estuve en posición de observarlo desde muchos ángulos distintos que si hubiera nacido y crecido musulmana. Hay muchas cosas que debo aprender de mis hermanos y hermanas musulmanes, y también hay muchas áreas donde los musulmanes pueden aprender de aquellos que crecimos como cristianos. In sha Allah, espero no olvidar nunca el día en que me convertí, puesto que una vez lo hice, el mundo de repente se ve tan distinto como si de un momento a otro se hubiera llenado de color. Sé que esto suena absurdo, pero es la única forma que conozco para describir el cambio que experimenté. Las cosas se ven distintas, huelen distinto, suenan diferente, etc. Realmente, no puedo decirlo con palabras.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas

Agregar un comentario

Más vistos

Diario
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Total
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version