Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

あなたが要求した記事/ビデオはまだ存在していません。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Sura 25, Al Furqán (el criterio)

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: El politeísmo es condenado, las dudas y objeciones son tratadas, y las características del creyente son descritas.

  • Por Aisha Stacey (© 2018 IslamReligion.com)
  • Publicado 01 Jan 2018
  • Última modificación 24 Jun 2018
  • Impreso: 0
  • Visto: 612 (promedio diario: 2)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 0

Introducción

Chapter-25,-Al-Furqan-.jpgAl igual que en muchos otros capítulos del Corán, este toma su nombre de su primer versículo. Al Furqán significa "el criterio", y la sura comprende setenta y siete aleyas. Se refiere al Corán como el libro que diferencia lo correcto de lo incorrecto. Es a partir de las páginas del Corán que aprendemos la diferencia entre el bien y el mal. Esta sura fue revelada en La Meca y comienza condenando todas las formas de politeísmo. Trata con las dudas y las objeciones que plantean los incrédulos, y describe el poder de Dios. La sura termina con las cualidades de los creyentes.

Aleyas 1 a 9: Diferenciando lo correcto de lo incorrecto

Bendito es Dios Quien ha hecho descender el criterio de lo que es correcto y lo que no (el Corán) a su Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) a fin de que él advierta al mundo. Dios es Aquel que controla los cielos y la Tierra, no tiene descendientes ni asociados. Él no comparte el dominio en modo alguno. Él ha creado todas las cosas y las ha determinado con precisión. Sin embargo, los incrédulos han tomado otros dioses incapaces de crear, que no tienen poder sobre la vida y la muerte, y que no pueden dañar ni ayudar en modo alguno. Aquellos que niegan la verdad dicen que el Corán es una falsificación ideada por Muhammad con la ayuda de otros, pero eso es injusto y es una mentira.

Dios le dice al Profeta Muhammad que responda que el Corán ha sido descendido por Aquel que conoce los secretos de los cielos y la Tierra. Ellos (los incrédulos) preguntan (despectivamente) qué clase de mensajero come y anda por los mercados, ¿por qué no está acompañado por un ángel o tiene un tesoro o incluso un jardín propio? Los malhechores declaran entonces que Muhammad ha sido afectado por la magia. Usan su propia imaginación para desacreditar a Muhammad, están claramente perdidos.

Aleyas 10 a 16: Un fuego preparado

Bendito es Dios que, si quisiera, le daría a Muhammad cualquier cantidad de cosas especiales, incluso más especiales que las cosas que piden los incrédulos, como jardines por los que fluyan ríos y palacios también. Ellos (los incrédulos) niegan la Hora, pero Dios ha preparado un fuego ardiente para quienes nieguen a Hora. Cuando vean el fuego del Infierno en la distancia, escucharán su furia y rugido, y luego serán arrojados a él suplicando la muerte. ¿Qué es mejor que pidan, esto o el jardín prometido a los justos? El Paraíso es una recompensa y un destino para los justos, donde encontrarán cuanto deseen. Esa es la promesa de Dios.

Aleyas 17 a 24: Las deidades niegan la divinidad

En el Día del Juicio, Dios reunirá a toda la humanidad junto con las falsas deidades. Se les preguntará a las deidades si trataron de desviar a la gente, y estas responderán que no fue así. Las deidades negarán a los incrédulos y el castigo no será evitado. Dios le recuerda al Profeta Muhammad que todos los profetas consumieron alimentos y caminaron por los mercados y las calles, y que algunas personas han sido creadas para ser una prueba para los demás. Aquellos que preguntan por qué no ven a Dios ni a los ángeles, realmente no creen en que un día rendirán cuentas ante Dios. Son insolentes y arrogantes. El Día en que vean a los ángeles no será un buen día para ellos. Los ángeles les prohibirán que crucen la barrera, y sus obras se convertirán en polvo que se llevará el viento. Los compañeros del jardín tendrán un hogar mucho mejor.

Aleyas 25 a 34: Arrepentimientos

El Día en que el cielo y las nubes se rasguen será un día duro para los incrédulos. Ellos se morderán las manos arrepentidos y desearán haber elegido mejores compañías, finalmente reconocerán a Satanás como un enemigo traicionero. El Profeta Muhammad condenará a las personas que tomaron el Corán como una tontería, y Dios responde que todo Mensajero tuvo un enemigo malvado. Los incrédulos de La Meca preguntan por qué el Corán no fue descendido completo de una sola vez, y Dios responde que fue enviado de manera gradual para fortalecer el corazón del Profeta. Se le dice al Profeta Muhammad que Dios lo ayudará a responder cualquier argumento que se le presente. Aquellos que están más alejados del camino recto caerán de cara al infierno.

Aleyas 35 a 44: Aquellos que rechazaron las revelaciones

A Moisés se le dio la escritura, y él y su hermano Aarón fueron donde aquellos que negaban las señales de Dios, ellos no creyeron y fueron destruidos. Del mismo modo, el pueblo de Noé fue ahogado. Dios también destruyó a los pueblos de Aad, Zamud, los compañeros de Rass, y muchas otras generaciones. Todos recibieron advertencias que negaron y eso los llevó a la destrucción total. Ahora ellos niegan a Muhammad, pero pronto verán el castigo por ello. Se le pregunta al Profeta Muhammad si alguna vez ha visto a una persona que ha tomado a sus propios deseos como su dios. El Profeta Muhammad no puede guiar a una persona que elije no escuchar ni entender la advertencia. Algunas personas son como ganado que se aleja del camino correcto.

Aleyas 45 a 62: El poder de Dios

Es Dios quien alarga la sombra de los objetos; la noche es un descanso y el día es un tipo de resurrección. Él es Aquel que trae el viento y envía el agua del cielo para darle vida a la tierra muerta y para saciar la sed de la humanidad y de los animales. Este proceso se repite para que las personas puedan prestar atención, pero la mayoría de las veces persisten en su incredulidad. Se le dice al Profeta Muhammad que no ceda.

Dios creó dos mares, uno salado y otro dulce y fresco, y creó a la humanidad del agua. Aun sabiendo esto, esta misma gente adora a otros distintos a Dios. Dios envió a Muhammad como albricia y advertencia, por lo tanto, la humanidad debe poner su confianza en el Dios vivo que nunca muere. Dios creó los cielos y la Tierra y lo que está entre ellos en seis días, y se estableció en Su Trono. Pero algunas personas no se inclinan, sino que se alejan más. Dios creó las estrellas, el Sol y la Luna, para que algunas personas elijan agradecer.

Aleyas 63 a 77: Los modales de los creyentes

Los creyentes caminan con humildad, se dirigen a las personas ignorantes con palabras de paz, y pasan la noche adorando a su Señor y pidiéndole que los mantenga a salvo del fuego del Infierno. No son extravagantes ni tacaños, y jamás invocan a ninguna deidad que no sea Dios. Ellos no matan excepto por una razón justa, y no cometen adulterio ni fornicación. Dios es capaz de cambiar las malas obras en buenas para aquellos que se arrepienten y se vuelven justos. Los creyentes no dan falso testimonio, se alejan de la frivolidad con dignidad, y admiten las señales y revelaciones de Dios. Esos son aquellos cuya paciencia será recompensada con el Paraíso, donde serán bienvenidos con saludos y vivirán para siempre. Se le dice al Profeta Muhammad que diga que a Dios no Le importa si Lo invocas o no; pero si rechazas Sus revelaciones, enfrentarás el castigo.

Agregar un comentario

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version