La religión del Islam  
 

 
 

Recomiende esta página
| More
 

Historias de una familia bendita (parte 2 de 2): el Profeta Juan

  
Descripción: El Profeta Juan, su carácter y su misión, y el apoyo de su familia, la familia de ‘Imran.
Por Aisha Stacey (© 2009 IslamReligion.com)
Publicado 11 May 2009 - Última modificación 11 May 2009
Visto: 6368 (promedio diario: 3) - Clasificación: 4 De 5 - Clasificado por: 3
Impreso: 389 - Enviado por email: 1 - Comentado: 0

Categoría: Artículos > Creencias del Islam > Historias de los Profetas

Jesús, María, Zacarías y su hijo Juan, son todos miembros de la misma familia, la familia de ‘Imran, quienes son descendientes de la familia de David. Nosotros sabemos de las propias palabras de Dios en el Corán que ellos eran rectos y que adoraban a Dios con verdadera sumisión.

“Y a Zacarías, Juan, Jesús y Elías; todos ellos se contaron entre los justos”. (Corán 6:85)

“Sé paciente [¡Oh, Muhammad!] a lo que dicen [como lo fueron los Profetas que te precedieron], y recuerda a Nuestro siervo [el Profeta] David, quien fue dotado con una gran fuerza [física y firmeza en la fe]. Por cierto que él siempre volvía a Dios en todos sus asuntos y se arrepentía con sinceridad”. (Corán 38:17)

“El Mesías, hijo de María, es sólo un Mensajero, igual que los otros Mensajeros que le precedieron, y su madre fue una fiel y veraz creyente. Ambos comían alimentos [como el resto de la humanidad]. Observa cómo les explicamos las evidencias y observa cómo [a pesar de esto] se desvían”. (Corán 5:75)

Juan es el Profeta conocido por los cristianos como “Juan el Bautista”. Sin embargo, ni el Corán ni las tradiciones auténticas del Profeta Muhammad hablan de Juan ni bautizando ni siendo bautizando. La misión de Juan fue recordar a los hijos de Israel que ellos habían entrado en un pacto con Dios. El habló con las mismas palabras que todos los Profetas de Dios: adorar a Un Solo Dios con total sumisión.

Un niño milagroso

En la vejez, cuando toda esperanza de tener un hijo se había ido, Dios les dio al Profeta Zacarías y a su esposa un hijo milagroso. Un hijo, el primer niño en el mundo llamado Juan. Dios mismo escogió el nombre de Juan.

“Entonces los ángeles le llamaron cuando oraba en el templo diciendo: Dios te albricia con el nacimiento de Juan, quien corroborará la Palabra de Dios, será noble, casto y un Profeta virtuoso”. (Corán 3:39)

Nosotros sabemos por el Corán que al Profeta Juan le fue dada sabiduría siendo un niño, y las fuentes Islámicas hablan de él como un niño callado y gentil, que amaba aprender y estar afuera entre los animales.[1]  Juan creció hasta ser un hombre devoto y noble. Se dice que vivió una vida simple en el desierto, pasando su tiempo orando y recordando a Dios. Estaba lleno de compasión y misericordia para todos alrededor de él y para toda la humanidad. Los eruditos del Islam han dicho que Juan lloraba de temor y amor por Dios, y que las lágrimas dejaron marcas en sus mejillas.

Juan y Jesús

A Juan le fue dada fuerza y fortaleza por Dios y fue lo suficientemente fuerte para controlar sus deseos mundanales. Él trabajó incansablemente, llamando a la gente de vuelta a las leyes de la Tora y respaldando la misión de su primo, Jesús, Mensajero de Dios. Parte de la misión de Juan fue creer y apoyar el mensaje de Jesús: “…quien corroborará a la Palabra de Dios...” (Corán 3:39).  Juan se refiere a su primo como el “Espíritu de Dios”, y hace esto para hacer énfasis en la creación milagrosa del Profeta Jesús.

En las tradiciones auténticas del Profeta Muhammad (tales como en Sahih Ahmad, Tirmidhi y otras) hay historias que se relacionan a los Profetas Juan y Jesús reuniéndose y discutiendo su misión de guiar a los hijos de Israel de vuelta al camino recto. El Profeta Muhammad nos dice que Juan reunió a los hijos de Israel y les suplicó seguir los mandamientos de Dios: adorar sólo a Dios, orar, ayunar, dar caridad y recordar a Dios.

Dios dio una bendición especial a su Profeta Juan: “Y la paz esté con él el día en el que nació, el día en que murió y el día en el que será levantado a la vida de nuevo!” Esta es la más grande bendición que puede ser dada a un ser humano: paz, seguridad y satisfacción. Este es el resultado inevitable de seguir la guía enviada a nosotros por Dios.

El Corán y las auténticas tradiciones del Profeta Muhammad no revelan los detalles de la muerte de Juan. Nosotros sabemos, sin embargo, que él fue injuriado y perseguido debido a su fuerte insistencia de seguir la ley de Dios como fue revelada en la Tora, y que esto eventualmente llevó a su muerte. La vida de Juan fue de lucha y esfuerzo, pero se mantuvo fuertemente apegado a la religión de Dios (adorar a Un Solo Dios) y murió por sus creencias.

La familia de ‘Imran es una luz que guía a la humanidad. Su devoción a Dios no tuvo paralelo y su forma de tratar unos con otros nos sirve de recordatorio. Cada padre se preocupa por la vida en el más allá de su hijo, en lugar que por los disfrutes de este mundo. Cada hijo respeta y trata a los mayores y a sus padres con el afecto y la dedicación ordenados por Dios. Los miembros de esta bendita familia sirvieron a Dios con verdadera devoción, y pusieron Sus leyes por encima de todas las otras. Dios dijo:

“Pero los creyentes que hayan obrado rectamente, serán retribuidos completamente y les concederá aún más de Sus gracias. En cuanto a quienes hayan desdeñado adorarle y se hayan ensoberbecido, les condenará con un castigo doloroso. No encontrarán, fuera de Dios, ningún protector ni socorredor”. (Corán 4:173)

María fue una de los veraces, Jesús fue la palabra de Dios, Juan no fue ni arrogante ni desobediente, y Zacarías glorificó a su Señor. Juntos estos descendientes del Profeta David son la familia bendita de ‘Imran, y son un ejemplo para la humanidad. Si nosotros luchamos como ellos lucharon, si creemos con certeza como ellos creyeron, y si servimos a Dios con total sumisión como ellos sirvieron a Dios, en el Día del Juicio, por la Gracia de Dios, podremos ser contados entre los rectos.



Footnotes:

[1] Ibn Kazir.

< Anterior Historias de una familia bendita (parte 1 de 2): el Profeta Zacarías  
Partes de este artículo
Historias de una familia bendita (parte 1 de 2): el Profeta Zacarías
Historias de una familia bendita (parte 2 de 2): el Profeta Juan
Ver todas las partes juntas
Herramientas del artículo
PobreMejor  Clasifique este artículo Calificar
Volver arriba Volver arriba
Imprimir Imprimir Guardar este artículo Guardar Envie este artículo por email a un amigo E-mail PDF PDF
Agregar un comentario a este artículo Agregar un comentario Ver o esconder los comentarios de este artículo Ver comentarios (No hay Comentarios) Agregar este artículo a sus favoritos de esta página web Favoritos Agregar este artículo a los favoritos de Explorer Explorar Favoritos
| More
Otros artículos en la misma categoría
Categoría: Artículos > Creencias del Islam > Historias de los Profetas
La historia de Noé (parte 1 de 3): ¿Quién era Noé?
La historia de Noé (parte 2 de 3): Noé construye el Arca
La historia de Noé (parte 3 de 3): El diluvio
La historia de Lot (parte 1 de 2): La vida y los tiempos de Sodoma
La historia de Lot (parte 2 de 2): La destrucción de Sodoma
La historia de José (parte 1 de 7): La historia comienza
La historia de José (parte 2 de 7): Traición y engaño
La historia de José (parte 3 de 7): Vendido como esclavo
La historia de José (parte 4 de 7): La belleza y una prueba
La historia de José (parte 5 de 7): De la prisión al palacio
La historia de José (parte 6 de 7): La importancia de los sueños
La historia de José (parte 7 de 7): Paciencia recompensada
La historia de Moisés (parte 1 de 12): ¿Quién es Moisés?
La historia de Moisés (parte 2 de 12): Confianza en Dios
La historia de Moisés (parte 3 de 12): Moisés huye de Egipto
La historia de Moisés (parte 4 de 12): Extraño en Tierras Extranjeras
La historia de Moisés (parte 5 de 12): Moisés Escucha la Voz de Dios
La historia de Moisés (parte 6 de 12): Una Conversación Asombrosa
La historia de Moisés (parte 7 de 12): Magia e Ilusión
La historia de Moisés (parte 8 de 12): Señales del Poder Magnífico de Dios
La historia de Moisés (parte 9 de 12): Los Ahogamos en el Mar
La historia de Moisés (parte 10 de 12): Los Diez Mandamientos
La historia de Moisés (parte 11 de 12): La Muerte de Moisés
La historia de Moisés (parte 12 de 12): Lecciones de la Vida del Profeta Moisés
Una breve historia de María
María, la madre de Jesús (parte 1 de 2): ¿Quién es María?
María, la madre de Jesús (parte 2 de 2): El nacimiento de Jesús
Breve Historia de Jesús
Jesús, hijo de María (parte 1 de 5): ¡Los musulmanes también amán a Jesús!
Jesús, hijo de María (parte 2 de 5): El mensaje de Jesús
Jesús, hijo de María (parte 3 de 5): Los discípulos
Jesús, hijo de María (parte 4 de 5): ¿Realmente murió Jesús?
Jesús, hijo de María (parte 5 de 5): La Gente del Libro
La Historia de Jesús y María en el Sagrado Corán (parte 1 de 3): María
La Historia de Jesús y María en el Sagrado Corán (parte 2 de 3): Jesús I
La Historia de Jesús y María en el Sagrado Corán (parte 3 de 3): Jesús II
El Profeta Jonás
El Profeta Saleh
La historia del Profeta Hud
La historia del Profeta Job
   

Página principal Página principal

Contáctenos Contáctenos

EnglishEspañol
FrançaisDeutsch
РусскийPortuguês
中文日本語
Italian

  Ayuda en Vivo por Chat  
En linea diariamente:
De  a 
(Acorde al horario de su ordenador)

  Ingresar  
Nombre de usuario
Contraseña
Recordar
Olvidó su contraseña?
No tiene cuenta? Registrar & Por qué??

  Más popular  

  Lista de artículos  

  Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.


  Su historial

Su historial está vacio

Desactivar recordar mi historial