Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

あなたが要求した記事/ビデオはまだ存在していません。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

Статьи / видео вы запросили еще не существует.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

您所请求的文章/视频尚不存在。

The article/video you have requested doesn't exist yet.

L'articolo / video che hai richiesto non esiste ancora.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

요청한 문서 / 비디오는 아직 존재하지 않습니다.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

המאמר / הסרטון שביקשת אינו קיים עדיין.

The article/video you have requested doesn't exist yet.

El equilibrio armónico del universo (parte 8 de 8): Resumen del equilibrio armónico del universo

Clasificación:
Tamaño fuente:

Descripción: 1. La creación divina es la explicación más convincente para el equilibrio armónico del universo, después de examinar todas las demás explicaciones. 2. La ciencia está limitada por su propia naturaleza y, por lo tanto, no puede proporcionar respuestas definitivas. 3. Reflexiones similares, desde los antiguos jinetes de camellos hasta los pensadores de la actualidad, nos dicen que la “evidencia” de Dios es accesible para todos por igual.

  • Por Imam Kamil Mufti (© 2015 IslamReligion.com)
  • Publicado 04 Jan 2016
  • Última modificación 04 Jan 2016
  • Impreso: 7
  • Visto: 3309 (promedio diario: 5)
  • Clasificación: No se ha valorado
  • Clasificado por: 0
  • Enviado por email: 0
  • Comentado: 1

1.    Después de agotar todas las explicaciones causales colectivamente exhaustivas, el equilibrio armónico del universo queda mejor explicado como el "diseño" de un Creador inmensamente Sabio y Poderoso. La creación divina, no el azar, es la explicación más convincente y razonable para el equilibrio armónico del universo.

2.    La hipótesis del multiverso es altamente especulativa, pero incluso si fuera cierta, no entraría en conflicto con la creencia en Dios.

3.    La razón de que la evidencia arrojada por el equilibrio armónico sea en extremo convincente y razonable, pero no definitiva, es que la ciencia está limitada por su propia naturaleza. Para ser más precisos, todo esfuerzo científico está limitado por definición. Obviamente, lo que podemos aprender de la ciencia también está limitado a cierto nivel. Para entender esta afirmación, debemos saber que hay dos tipos principales de razonamiento generalmente aceptados: inducción y deducción. La ciencia está basada en la inducción, mientras que las matemáticas están basadas en la deducción[1]. Por definición, el razonamiento deductivo es incierto. El conocido "problema de la deducción" llevó al pensador Charlie Broad a decir: "La inducción es la gloria de la ciencia y el escándalo de la filosofía"[2]. Por lo tanto, la ciencia no puede probar deductivamente la existencia de Dios, porque la ciencia es un esfuerzo empírico basado en la inducción. Por otra parte, la ciencia por sí misma no puede tener certeza de que ha contemplado toda información posible para una explicación completa de un fenómeno en particular, mucho menos para todo el universo.

Pero la ciencia nos permite identificar la elevada improbabilidad de que los requisitos para que la vida exista en el universo se dieran por mero azar.

4.    Es por lo anterior que cuando describimos la evidencia del equilibrio armónico como "convincente", no queremos decir que todo el mundo quedará convencido con nuestra explicación de cada pieza de evidencia, ni que hemos completado un caso tan definitivo e irrefutable para esta evidencia que nadie podrá oponerse a las conclusiones. La evidencia es convincente en sí y por sí misma, pero nuestra articulación de dicha evidencia solo será tan buena como nuestra comprensión de la misma.

Por otro lado, si alguien no quiere creer en Dios, ninguna cantidad de evidencia podrá obligar a esa persona a aceptar la existencia de Dios como un hecho.

5.    Finalmente, no tenemos que depender de la ciencia, la lógica compleja ni de un elevado nivel de educación para "ver" la evidencia del Creador. La creación entera señala a su Creador. Este conocimiento siempre ha estado disponible para los seres humanos, independientemente de su nivel de educación. Después de todo, un hombre analfabeto tiene tanto derecho a conocer a Dios como los científicos y filósofos modernos. Pensar lo contrario es el colmo de la arrogancia.

A continuación, se presentan reflexiones de un poeta árabe y conclusiones de un teólogo moderno y de algunos físicos notables. Ellas muestran que el conocimiento de la existencia de Dios ha sido fácil e igualmente accesible a todos aquellos que eligen "ver" a Dios en sus entornos inmediatos:

Poeta árabe: "El estiércol de camello indica la presencia de un camello, y las huellas indican que alguien caminó por allí. Así mismo, los cielos con sus estrellas y la Tierra con sus montañas y valles deben indicar la existencia del Omnisciente, el Sabio (dos de los nombres de Dios)"[3].

Keith Ward dijo: "Puede que no haya pruebas de Dios en la física. Pero ya no es cierto que la física haya hecho a Dios superfluo. Al contrario, es el indicador más fuerte de que nuestro mundo físico está basado en principios universales tan elegantes y hermosos, tan ordenados e interrelacionados, que sugiere a la mente con fuerza casi abrumadora que la base de este mundo es un Creador racional y consciente, Quien ha impreso en los cielos y en la Tierra las marcas manifiestas de Su obra"[4].

John Polkinghorne comentó: "Cuando te das cuenta de que las leyes de la naturaleza deben estar increíblemente bien afinadas y equilibradas para producir el universo que vemos, eso conspira para plantar la idea de que el universo no ocurrió simplemente, sino que debe haber un propósito detrás de él"[5].

Allan Sandage, quien determinó el valor exacto de la constante de Hubble, la edad del universo, y también descubrió el primer cuásar, escribió: "Me parece muy poco probable que todo ese orden provenga del caos. Tiene que existir algún principio organizador. Dios es, para mí, un misterio, pero es la explicación para el milagro de la existencia, de por qué hay algo en lugar de nada"[6].

Vera Kistiakowski, profesor de física del Instituto Tecnológico de Massachusetts, resumió así las implicaciones de la evidencia:

"El orden exquisito expuesto por nuestro entendimiento científico del mundo físico requiere la divinidad"[7].



Pie de página:

[1] Tarski, Alfred. 1994. Introducción a la lógica y la metodología de las ciencias deductivas. New York: Oxford University Press. 112.

[2] Broad, C.D. 1926. La filosofía de Francis Bacon: Conferencia dada en Cambridge con ocasión del tricentenario de Bacon. Cambridge: University Press, p. 67.

[3] 1. Al Ashqar, Dr. Umar. 2005. Creer en Al-lah. Riad: International Islamic Publishing House. 120.

2. Wazir, Muhammad Ibn Ibrahim. 1930. Tarjih Asalib Al Quran ‘Ala Asalib Al Yunan. Cairo: Matba’a Al Ma’ahid bi-Misr. p. 83.

[4] Ward, Keith. 1986. El cambio de la marea: La creencia cristiana en Gran Bretaña en la actualidad. Londres: BBC Publications. 57.

[5] Polkinghorne, John. 1998. La ciencia encuentra a Dios. Newsweek, 20 de julio.

[6] Dr. Allan Sandage citado por Wilford, John Noble. 1991. Dimensionando el cosmos: La búsqueda de un astrónomo. New York Times. 12 de marzo, B9. Disponible en Internet: http://www.nytimes.com/1991/03/12/science/sizing-up-the-cosmos-an-astronomer-s-quest.html?src=pm&pagewanted=3, revisado el 10 de marzo de 2014.

[7] Kistiakowsky, Vera. 1992. El orden exquisito del mundo físico requiere la divinidad. Cosmos, Bios, Theos, ed. Roy Abraham Varghese. Chicago: Open Court. 52.

Partes de este artículo

Ver todas las partes juntas
Comentarios del Usuario Ver Comentarios

Agregar un comentario

Otros artículos en la misma categoría

Más vistos

DAILY
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
TOTAL
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Favorito del editor

Lista de artículos

Desde su última visita
Esta lista está actualmente vacia
Todos por fecha
(Leer más...)
(Leer más...)

Más popular

Mayor clasificación
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más enviados por email
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Más impresos
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
Mas comentados
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)
(Leer más...)

Sus favoritos

Sus favoritos está vacio.  Puede agregar artículos a esta lista con Herramientas del artículo.

Su historial

Su historial está vacio

View Desktop Version